martes, 31 de marzo de 2009

Cuando la cerveza inundó un barrio de Londres

La tarde del 16 de octubre de 1814, los habitantes del barrio de Saint Giles de Londres escucharon una fuerte explosión, uno de los tanques, el mayor, de la cervecera del barrio había explotado. En sólo unos instantes un tsunami de miles de litros de cerveza devastó el barrio dejando mucha cerveza gratis, pero causando una auténtica tragedia.

Un barril de cerveza gigante, Knight, Charles: “London (Volume IV)” (1841), foto original

La Meux’s Brewery Co Ltd, fundada en 1764, era una cervecera londinense propiedad de Sir Henry Meux. Como muchos fabricantes actuales, la compañía se había ido formando a partir de la compra de otras cerveceras más pequeñas, una de ellas era la Horse Show Brewery. La Horse Shoe era famosa por su cerveza negra y estaba situada en Londres, en la unión entre las calles Tottenham Court y Oxford.

El edificio de la fábrica estaba rodeado de edificios de apartamentos y casas. La parte superior de la cervecera estaba ocupada por varias cubas gigantes. La más grande era de cerveza tipo porter. Un monstruo de 6.6 metros de altura y capaz de contener hasta 511.920 litros de cerveza, uno de los más grandes de Londres, 29 aros de hierro mantenían sus piezas unidas.

El mes de octubre de 1814, la cerveza llevaba ya varios meses fermentando en la cuba, tal como necesita la cerveza tipo porter. Aunque los trabajadores de la cervecera no se habían dado cuenta, el metal y la madera de la cuba habían empezado a mostrar signos de fatiga producidos por el envejecimiento y la presión a la que estaban sometidos al tener que soportar una cantidad de litros de cerveza tan grande. De repente, en torno a las 6 de la tarde, uno de los aros metálicos de la cuba hizo un ruido seco y se rompió. Acto y seguido, el contenido de la cuba explotó, causando además una reacción en cadena en las demás cubas que rodeaban la cuba de porter. El ruido, similar a una explosión, se dice que se oyó a más de 8 kilómetros de distancia.

Una etiqueta de la Nut Brown Meux’s Ale

Una total de 1.224.000 litros de cerveza a presión se estrellaron contra las paredes de ladrillo del edificio y se empezaron a esparcir por el exterior de la fábrica. La barriada de Saint Giles era un barrio pobre en el que mucha gente vivía en condiciones de hacinamiento, familias enteras vivían en una sola habitación, sótanos o desvanes. Muchos de estos habitantes fueron atrapados por sorpresa por las olas de cerveza. Los más afortunados intentaron escapar subiendo a partes más altas, ya fueran tejados, los pisos superiores o incluso árboles.

La riada de cerveza entró en las casas inundando los sótanos y derribando dos de ellas a su paso. El pub Tavistock Arms en la calle Great Russell también se vio afectado, una de sus camareras quedó atrapada durante 3 horas bajo las ruinas. Según informaba The Times en su edición del 19 de octubre, el reventón de los muros del edificio de la cervecera y la caída de sus vigas de madera agravó la situación al forzar la estructura de los edificios colindantes.

En medio del caos, hubo gente que intentó aprovechar la situación. Apenados por un desperdicio tan grande de cerveza, cientos de personas, algunos venidos de otros barrios al conocer la noticia, ayudados con tarros, teteras y cazos intentaron recogerla, otros simplemente se agachaban e intentaban beber la cerveza a lengüetadas de sus manos. Sin embargo, la marea fue demasiado fuerte para muchos que acabaron en el hospital, donde casi se organizó una trifulca entre los demás enfermos que al oler tanta cerveza creyeron que habían sido excluidos de una gran celebración.

Dominon Theatre, construido en el lugar de la tragedia

Aunque las verdaderas consecuencias de la tragedia se comprobaron cuando pasó el tsunami de cerveza, nueve personas muertas, unos ahogados, otros por las heridas causadas al ser arrastrados por la riada y una última víctima que murió días después por intoxicación alcohólica, tal vez en su intento heroico de frenar la marea bebiendo tanto cerveza como pudiera tragarse.

Debido a la pobreza de la zona, los familiares de los ahogados exhibieron sus cadáveres en sus casas y cobraron por verlos. Fue tal la concentración de curiosos que en una de las casas se llegaron a concentrar tanta gente que el suelo cedió y cayeron todos al sótano, que aún estaba medio lleno de cerveza. Ante este contratiempo, los “exhibicionistas” se llevaron el negocio a otra casa cercana, donde atrajo aún a más “clientes”, pero también a la policía que clausuró la exposición. Los funerales fueron pagados por la población de Saint Giles.

Se cuenta que el hedor de cerveza en el barrio duró meses, las rudimentarias bombas de la época no pudieron recogerla toda. La inundación fue una catástrofe para muchas personas de Saint Giles, la mayoría de víctimas eran gente pobre, y aparte de las nueve personas que perdieron la vida fueron muchos más los que se quedaron sin nada. La Meux Brewery fue llevada a los tribunales por el accidente, pero el juez dictaminó que pese a sus devastadoras consecuencias, la inundación fue un “Acto de Dios”, es decir, que la inundación no pudo ser prevista ni, de haberlo sido, podría haber evitada. Así que los muertos fueron considerados sólo como víctimas.

Cuba gigante de cerveza, foto original jcharle1

Pese a la sentencia favorable, el desastre dejó a la compañía en una difícil situación económica. La cerveza se había perdido, no se podría vender y los ingresos bajarían. Como último recurso para salvarse, la compañía presentó una solicitud al parlamento para que los impuestos de la cerveza perdida, y que la empresa ya había pagado, le fueran devueltos. El parlamento accedió y la empresa pudo continuar con su actividad con el dinero devuelto.

El edificio de la cervecera fue demolido en 1922, aunque la compañía siguió funcionando como tal, hasta que en 1961 fue vendida a Friary, Holroy and Healy´s Brewery. Tres años más tarde volvió a ser vendida y pasó a manos de Ind Coope.

Gracias a mi amigo Xavi D. por el chivatazo cervecero.

bonus track:
- La tragedia del Essex en Exapamicron, otra tragedia extraña en un blog más que recomendable.
- La gran inundación de melaza, en el amigo Meridianos. Otra inundación igualmente trágica, aunque más pegajosa.

+info:
- The London Beer Flood of 1814 in h2g2 in BBC
- London Beer Flood in en.wikipedia.org
- London Beer Flood in Expages.com (archived version)

11 comentarios:

Orayo dijo...

Increible. Me puedo imaginar lo surrealista de la situacion, unos soportando el dolor de la tragedia y otros luchando por ponerse morados con cerveza gratis.
salu2

Bovolo dijo...

Desde luego que, sin duda, fue una situación trágico-cómica.

Supongo que habría mucha gente que se preocupo por los heridos y por las víctimas, pero mucho otros, que como pasa siempre, que sólo fueron a lo suyo, a ponerse morados de cerveza.

Para unos la cerveza gratis fue una bendición, para muchos una maldición.

Supongo también que muchos acabarían hartos de cerveza. Todo el barrio oliendo a cerveza, hasta ese olor debe cansar ;-)

Un saludo!

padawan dijo...

Los que fueron allí a ayudar tenían la excusa de que tenían que "achicar" toda esa cerveza. Lo malo es el hedor que mencionas, tuvo que ser horrible

eLzO dijo...

Un historia casi identica, en vez de cerveza melaza:

La gran inundación de melaza

Golias dijo...

Más de 100 años después, en Boston, pasó algo muy similar, conocido como el Desastre de la Melaza de Boston. Un enorme tanque de melaza explotó, y la hola de melaza mató a 21 personas. El asunto ha entrado en el folklore local, y los residentes de la ciudad dicen que, en los días de calor, aún huele a melaza. Por lo que cuentan, el principal problema aquí fue la alta densidad de la melaza, que aplastó a muchas de las víctimas e hizo descarrilar a un tren. Eso sí, esta vez la compañía fue obligada a pagar por los daños.

Tiene que ser horroroso morirse entre melaza; como cuando te cae un bicho en la miel. Aghhh.

Más información en http://en.wikipedia.org/wiki/
Boston_Molasses_Disaster. Espero que el link entre, porque de nuevo he tenido que partirlo. Por supuesto, en la misma página enlazan la inundación de cerveza de Londres.

Golias dijo...

Oh. Diox. Mío. He puesto ola con "h". No soy digno de seguir viviendo.

(Suena un disparo. Un cuerpo cae al suelo).

Bovolo dijo...

jajaja! padawan, no dudo que hubiera bienintencionados entre los que acudieron a "achicar" el zumo de cebada...

De hecho, creo que hasta el que murió de la borrachera podría haber sido realmente un mártir :-D

Nos quedaremos con la duda ;-)

Un saludo!

Bovolo dijo...

Golias, sí conocía eso de la melaza también. Muchas gracias!

Además eLzO ha hecho un artículo genial, que te recomiendo.

eLzO, la semana pasada fue la de las curiosidades del desierto y esta la de las inundaciones de cosas raras ;-) Desde luego que la de melaza debió de ser aun mucho peor, no sólo por el número de víctimas, sino por lo "pegajosa" que debió ser.

Saludos a todos!

Golias dijo...

Ahora lo entiendo; no había aparecido aún la entrada de eLzO cuando yo estaba haciendo la mía.

(¿Yo como hago para responder si hace un rato me acabo de suicidar? ¡Milagro! ¡Milagro!).

Bovolo dijo...

Golias, me alegro que no haya sido nada al final. Mala puntería, milagro o pistola de fogueo :-D

Este tipo de faltas tipo "fonético" te dejan el cuerpo mal ;-). A mí una que me ocurre a veces es escribir "de" como "the".

Lo dicho me alegro de volver a verte por aquí ;-) Y me alegro también que hayas conocido eLzO, un "peazo" blog.

A ver si hago la entrada de la "Semana de las inundaciones" este finde. Saludos!

Leon1Rey dijo...

El sueño de Homer...¡y el mio! La a situación mas curiosamente "feliz" de la que he tenido noticia. Ahí hubiera estado yo, con mi garganta presta, ayudando a evitar un mal mayor a mis vecinos. No me queda la menor duda de ello.