miércoles, 23 de julio de 2008

La Bestia de Gévaudan

Entre 1764 y 1767 la provincia francesa de Gévaudan vivió aterrorizada por una bestia descomunal. La misteriosa criatura, de aspecto similar a un lobo, atacó y mató a entre 60 y 123 personas llegando a convertirse en una cuestión de estado para Luis XV. Hoy en día aún continúa el debate sobre la verdadera identidad de este animal, del que algunos llegaron a decir que eran tan grande como un caballo y otros pensaron que era mitad hombre, mitad lobo.

El primer ataque que proporcionó una descripción de la criatura sucedió el 1 de Junio de 1764. Una pastora de Langonge vio un animal con apariencia de lobo emerger de entre los árboles del bosque dirigirse hacia ella, aunque los perros huyeron, afortunadamente el rebaño que llevaba alejó a la bestia y pudo salir ilesa. No pasaría ni un mes, cuando el 30 de Junio Jeane Boullet, una joven de 14 años, no correría la misma suerte y se convertiría en la primera víctima mortal de la fiera. En los tres meses siguientes, la Bestia atacó y mató salvajemente a 2 niñas, 2 niños y una mujer. En Invierno, con el animal muy probablemente acuciado por el hambre, el ritmo de las muertes se incrementaron, hasta el punto de que se producían una o dos víctimas por semana.

El método de matar de la criatura era un tanto inusual para un depredador, ya que muy a menudo se centraba en la cabeza de su víctima, no atacando las áreas que otros depredadores suelen atacar como son el cuello o las piernas. Como consecuencia de este modo de atacar, muchas veces la cabeza resultaba aplastada o arrancada del cuerpo, incluso a veces el cuerpo acababa partido en dos. Otra peculiaridad era que parecía atacar más a los seres humanos que a los animales. En varios de los ataques estando en el mismo campo una persona y ganado decidió atacar a la persona. La bestia parecía no tener miedo tampoco hacia los perros o el fuego.

Durante esta época los bosques de Gévaudan acogían una población considerable de lobos, pero los testimonios de los pocos testigos y supervivientes rechazaron su autoría. La bestia era un criatura gigantesca de pelo rojizo con una tamaño mucho mayor que el de un lobo, según algunos tan grande como un caballo. Con rayas negras en los cuartos traseros y una cresta de pelos largos en el lomo. La cola era larga y musculosa, las mandíbulas fuertes con dientes enormes.

Aunque es difícil establecer un número exacto de victimas, las estimaciones basadas en documentos oficiales son de unos 198 ataques, incluyendo 36 heridos y 99 muertos. Otras fuentes amplían esa cifra hasta los 306 ataques: 51 heridos y hasta 123 muertos. Parece ser que la bestia prefería atacar mujeres, especialmente jóvenes, y niños, aunque esta preferencia podría explicarse por el hecho que mujeres y niños eran los que acostumbraban a trabajar en las granjas y además muchas veces lo hacían solos. Los hombres, por el contrario, solían llevar herramientas que podrían haber usado para defenderse y acostumbraban a trabajar en grupos, como así sucedió cuando Jacques Portefaix y seis amigos suyos fueron atacados por la Bestia el 12 de Enero de 1765, gracias a permanecer juntos consiguieron ahuyentarla. Las noticias de esta lucha llegaron hasta el rey Luís XV que les recompensó con 300 libras. El rey entonces encargó la misión de matar a la criatura a Jean Charles Marc Antoine Vaumesle d'Enneval y su hijo Jean Francois, dos cazadores de lobos profesionales.

Los dos cazadores de lobos llegaron a Clermont-Ferrand al mes siguiente, Febrero, trayendo consigo ocho sabuesos entrenados para la caza de lobos. Pese a pasar varios meses cazando lobos por la región, lobos que creían que eran la temida bestia, los ataques continuaban. Para entonces ya eran varios los cazadores que rastreaban la región en busca de la Bestia atraídos por las recompensas para quien capturase al monstruo. Los rastreadores encontraron huellas de tamaño considerable y se calculó que el animal que las hubiera producido debía pesar unos 100kg.

La Bestia se había convertido ya en un problema nacional para un Luis XV que acababa de salir de la Guerra de los Siete Años y envió un cuerpo de dragones de caballería para abatirla al que luego se unirían otros tres más, pero sin resultados tampoco. El asunto traspasó las fronteras y las potencias extranjeras comentaban de manera jocosa la incapacidad del ejército francés de capturar un "simple" lobo en su propio país.

Otra medida un tanto desesperada fue el uso indiscriminado de veneno, que tampoco obtuvo resultados a parte de matar los perros de los cazadores que rastreaban los bosques.

El nerviosismo se apoderó de la población y estallaron disturbios. Se acusó a varios vecinos de ser hombre lobo, otros acusaron a los gitanos, por haber criado una bestia salvaje en su circo que se habría escapado al monte. Desde los púlpitos de las iglesias unos sacerdotes acusaban al Rey y otros veían en la Bestia un castigo enviado por Dios contra la lascividad de sus jóvenes víctimas. En semejante estado de pánico, se llegó a acusar a algún noble que había estado en África de haber cruzado alguna hiena, tigre, león o perro, hasta dar con una bestia asesina e indestructible.

Fue el 19 de Junio del 1767 cuando según unas fuentes un campesino de la región, Jean Chastel, y según otras un cazador profesional enviado por el Rey llamado Francois Antoine abatieron un lobo descomunal, de 80cm de altura, 1.7 m de largo y 60kg de peso. El lobo fue llamado "Le Loup de Chazes" por haber sido cazado cerca de la Abadía de Chazes. Todo el mundo reconoció que se trataba de un ejemplar bastante grande, mucho mayor de los que se podían encontrar en Francia, y se asumió que se trataba de la Bestia. El lobo parece ser que fue disecado según unos y enviado a Versalles donde Antoine fue recibido como un héroe y recibió gran cantidad de dinero y títulos, otros por el contrario indican que sólo fue posible conservar su esqueleto.

De esta manera los ataques parecieron parar durante un breve período de tiempo, aunque el 21 de Diciembre de 1767, la Bestía volvió a atacar, hiriendo de gravedad a dos niños. Docenas más de muertes siguieron estos ataques. Así que las partidas de caza volvieron a los bosques de Gévaudan, acabando esta vez con la vida de otro gran lobo que se dijo que podría ser la pareja del anterior. El esqueleto de este animal se conservó en un museo de París hasta 1830 cuando fue destruido por un incendio. El hecho de que se tratara de una pareja de lobos encaja más con el modo de atacar de los lobos, en manada, pero es contrario a todos los testimonios que sobrevivieron a los ataques que siempre hablaron de un único animal.

Durante la época de los ataques surgieron varias teorías intentando explicar la identidad de la Bestia. Desde aquellos que decían que eran versiones exageradas de ataques de lobos comunes a los que creían que eran hombres-lobo, pasando por aquellos otros que sostenían que la Bestia era un castigo enviado por Dios o tal vez aún peor el mismo Demonio venido del Infierno, incluso hubo quien llamó a la bestia lobo-pantera, devorador de doncellas.

Pese a los elementos más fantásticos de la historia, se acepta como cierto que la Bestia se trataba de una criatura con características poco comunes, motivo por el cuál los supervivientes habrían tenido dificultad en reconocerlo. Que además habría sido capaz de atacar y matar a varias decenas de personas en los bosques de la región. Si bien el hecho que citan algunas fuentes de que algunas de la víctimas presentaran signos evidentes de haber sufrido abusos sexuales antes o después de la muerte, nos indica que una o más personas podrían haberse aprovechado de las circunstancias para dar rienda suelta a sus peores instintos.

Richard H. Thompson en su libro "La caza del lobo en la Francia del Rey Luís XV: La Bestia de Gévaudan" del 1991 admitiría que lobos comunes, eso sí grandes, podrían ser la explicación de los ataques. Si bien es cierto que los lobos suelen evitar el contacto con humanos en situaciones extremas en las que sus presas habituales son escasas si que pueden atacar al ganado. Aunque esto contrastaría con el comportamiento de la Bestia más interesado en los pastores que en su ganado. Algunos expertos afirmarían que los lobos del tiempo de los ataques serían mucho más agresivos que los actuales, de hecho el lobo actual, algo más "timido", sería el resultado de un proceso de selección natural, que ha hecho que lo más esquivos con los humanos sean los que hayan sobrevivido.

Siguiendo con la teoría que la Bestia sería un lobo, algunos han identificado a partir de las descripciones de los lobos cazados, con una sub-especie de lobo de los Alpes, extinta en el siglo XIX que habría llegado a la región. La falta de presas grandes que estos lobos encontraron en su nuevo entorno les habrían impulsado a alimentarse de humanos.

Otra de las posibilidades que se barajó es que fuese un animal exótico que se hubiera escapado de su cautiverio. En el siglo XVIII ya vivían en cautividad leones, leopardos, tigres, hienas y pumas en Europa, aunque era un "lujo" que sólo los más pudientes podían permitirse. De hecho la descripción más habitual parecía encajar con la de una hiena rayada. Aunque se trata de un animal que puede tener un comportamiento agresivo puntual pero no es plausible que ataque y devore a decenas de personas. Tal vez el animal que más encajaría por comportamiento y aspecto sería algún ejemplar de tigre, aunque si bien es posible se considera poco probable.

Tal vez la explicación más creíble es la de que se tratara de un perro asilvestrado o de un híbrido entre un lobo y un perro de gran tamaño, tal vez de caza o de los que se usaban en peleas. Esta es la teoría defendida por el naturalista Michel Louis en su libro "La Bestia de Gévaudan: La inocencia de los lobos" cuenta con varios puntos a su favor, por un lado los híbridos entre perro y lobo presentan la peculiaridad de no compartir el miedo de sus padres lobos hacía los hombres y en muchos casos se trata de animales mayores que sus padres debido al fenómeno de la hesterosis. Esta teoría tiene otro defensor, Denneval, el mayor experto en la caza del lobo en la Francia del siglo XVIII que además cuenta con la ventaja de ser un testimonio de primera mano.

Existen otras teorías provenientes de la criptozoología , una disciplina que es considerada por muchos como una pseudo-ciencia. Según algunos criptozoologos la Bestia sería en realidad un arenotelicon, animal que aparecía en bestiarios medievales, algo así como la versión europea de la hiena, de hecho se dice que otro arenotelicon fue capturado en los bosques de Sajonia en 1530. Pero incluso desde el punto de vista de los criptozoologos hay elementos que no encajan, como por ejemplo el hecho de lo puntual de su existencia, ya que de haberse tratado de un animal "oculto" que hubiera llegado hasta el siglo XVIII, como es que no había aparecido por el folclore local antes? A no ser, claro, que la pareja de bestias hubiera sido traída o hubieran llegado provenientes de otro lugar, donde pese a estar "ocultos" si que serían más comunes.

PS: La película "El pacto de los lobos", esta basado en la historia de esta Bestia, si bien se toma ciertas licencias creativas.

Descubierto en "De feres ferotges" del blog Rastres, vestigis, derelictes

*foto 1: Ilustración de la época del posible aspecto de la Bestia
*foto 2:
Ilustración de la época de la Bestia devorando a una mujer
*foto 3: Ilustración de la época de un ataque de la Bestia
*foto 4: El lobo abatido por Francois Antoine, en la corte de Luís XV
*foto 5: Monumento a la Bestia en Gevaurs


posts relacionados:
- El enigma de Kaspar Hauser
- Dodo, el pájaro tonto que acabó extinguido
- El misterio de las islas Flannan
- Los Niños Verdes de Woolpit

+info:
- Bestia de Gévaudan es es.wikipedia.org
- Beast of Gévaudan in en.wikipedia.org
- The Cryptid Zoo: Beast of Gevaudan by Jamie Hall (punto de vista cripto zoólogo)
- The Beast of Gevaudan en bonjour magazine

9 comentarios:

Ramiro dijo...

Muy buen artículo. Una entretenida lectura para una aburrida mañana en la oficina...

Ramiro

yoyoooyoy dijo...

Te cuento lo mismo que Ramiro, pero vamos, como todos tus artículos... ahora veré ese tostón de película con otros ojos !

Bovolo dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios!

Me alegro de haberos hecho más entretenida la mañana... a lo mejor también hasta más productiva después de la lectura ;-)

Ah, por cierto! A mi la película me gustó ;-)

Jeshua_Morbus dijo...

A mí también me gustó la película... eso de tomarse la licencia de convertirla en una película histórico-fantástica y de artes marciales fue algo bastante sugerente cuando lo vi (eso sí, culquiera dirá que son géneros que no pegan ni con cola...).

Yo siempre he sido aficionado a esta clase de leyendas y criaturas y este artículo me agrada por ello ^_^

Bovolo dijo...

Gracias Jeshua,

Yo recuerdo que la película me gustó, pero no recordaba demasiado de ella.

De hecho el tema del post me llegó por el blog "Vestigis,..." no por la película. Pero me resultó un tema super-interesante.

Veo que compartimos gustos ;-)

Saludos!

Alexandre dijo...

¡Gracias por los créditos, Bovolo!

La película formaba parte de un intento de la industria francesa por hacer pelis de acción desacomplejadas y a la americana pero sacando partido del gran legado de historias, leyendas y materiales de ficción europeos. En su estela, con desigual éxito, estaban también Vidocq o Arsene Lupin. Parece que el empeño ha perdido empuje...

Con ciertos excesos y desajustes -incluyendo los numeritos de artes marciales de Mark Dacascos- y un tramo final que perdía fuelle, la peli tenía su aquel. Esa estética sombría y ese vestuario fantasioso le daban empaque. Y además, presentaba una tesis atractiva.
Sin considerarla nada del otro jueves, he de confesar que me resulta un propuesta tentadora para la típica noche de sábado que te pilla en casa a traición: así me le ha papado yo un par de veces... ;-P

Bovolo dijo...

Alexandre, muchas gracias a vosotros por vuestro post que me descubrió el tema.

La película ya casi no la recuerdo, pero si que recuerdo que me gustó bastante. No recuerdo que fuera una obra maestra pero si entretenida y para pasar el rato.

A ver si la vuelvo a ver, sabiendo que está basada en algo real seguro que resulta más interesante.

Saludos!

Thor dijo...

Pues ahora que hablan de la pelicula, es inolvidable la presencia alli de Monica Bellucci, realmente hermosa.......;-)

Bovolo dijo...

La verdad que no recuerdo mucho la película y menos que salía la Monica Bellucci.

Pero recuerdo que en alguna otra película su presencia es un atractivo más.

Bienvenido Thor!