lunes, 22 de febrero de 2010

El hombre que quiso construir una presa en el Estrecho de Gibraltar y crear un nuevo continente, Atlantropa

En el período de entreguerras, un arquitecto alemán llamado Herman Sorgel estaba convencido de haber encontrado la solución a la situación crisis en que se encontraba inmersa la vieja Europa: rebajar el nivel del mediterráneo hasta 200 metros mediante la construcción de una inmensa presa en el Estrecho de Gibraltar. Electricidad ilimitada y nuevas tierras ganadas al mar serían, sólo, algunos de los beneficios de su plan.

Atlantropa y sus obras

Sorgel comenzó a trabajar en su ambicioso proyecto en 1927. Su intención era crear un nuevo continente, “Panropa”, que luego pasaría a ser llamado “Atlantropa”. El nuevo continente sería el resultado de la unión de Europa y África. Para ello se tendría que ejecutar un titánico programa de obras de ingeniería. La más importante de las cuales era un gigantesco dique de 35 kilómetros de longitud unos 300 metros de altura y 500 de ancho cerca de Gibraltar, pero no el estrecho precisamente. Sorgel pretendía con el dique interrumpir el flujo de agua del Atlántico hacia el Mediterráneo.

En aquella época se suponía que era de unos 7.350 hectómetros cúbicos diarios (un estudio del año pasado, 2009, de David García de la Universidad de Alicante lo rebaja a unos 4.750). En cualquier caso, se trataba, y se trata, de una aportación vital para supervivencia del Mediterráneo. Sin ella, el aporte de agua que de los ríos y las lluvias resultaría insuficiente para compensar el agua perdida por la evaporación. Consciente de ello, Sorgel esperaba que si se interrumpía el flujo de agua del Atlántico, el nivel de Mediterráneo bajara a un ritmo de metro y medio al año (cálculos más modernos afirman que lo habría hecho a un ritmo de sólo medio metro por año).

En 60 años, se recuperarían al mar unos 600.000 kilómetros cuadrados de tierra, que podrían ser aprovechadas para la agricultura y ser capaces de mantener a unos 150 millones de personas. Italia podría cultivar el Adriático. Cerdeña y Córcega quedarían unidas por tierra, así como las islas del Egeo.

Así sería la gran presa del Estrecho de Gibraltar según Sorgel. Original Modern Mechanix

La presa, que aprovecharía este flujo natural de agua, produciría unos 50.000 megavatios de electricidad barata para la industria europea y su construcción crearía más de un millón de puestos de trabajo, solucionando el problema del desempleo. En el plano político, la obra también resultaría beneficiosa. Una obra así, por fuerza, tendría que unir a las diferentes naciones europeas al verse obligadas a colaborar en su construcción y, una vez construida, se convertiría en el mejor antídoto para evitar la tentación de otra guerra –otra de las preocupaciones de Sorgel, pacifista confeso–. En una Europa interdependiente energéticamente, no sería buena idea atacar al vecino.

Sorgel era un defensor de la teoría que la cuenca mediterránea no estaba originalmente cubierta por agua y, por eso, decía conscientemente “recuperar” y no “ganar” tierra al mar. De esta manera, Atlantropa no pretendía alterar la naturaleza, sino devolverla, aunque sólo fuera en parte, a su estado original. En realidad, Atlantropa no fue el primer proyecto que intentó de cambiar y dominar la geografía gracias a la tecnología. Antes que Sorgel, del 1923 al 1932, los ingenieros holandeses habían conseguido ganar miles de hectáreas al mar con la construcción del dique del Mar del Norte. Fue una obra magnífica que fascinó a los europeos de la época y que, al parecer, sirvió de fuente de inspiración para Sorgel.

Sorgel estaba convencido de que el proyecto no sólo no sería perjudicial para el clima, sino que sería beneficioso. Sin embargo, es más que probable que hubiera modificado el clima y el régimen de lluvias de la región. A menos lluvia, el caudal de los ríos se reduciría y la salinidad de lo que quedaba del Mediterráneo se incrementaría, haciendo desaparecer parte de su flora y fauna.

Herman Sorgel modelando el mediterráneo. Original Modern Mechanix

Para evitar que el nivel de Mediterráneo bajara demasiado y se destruyeran las vías de navegación. Sorgel pretendía construir otro gran dique entre Túnez y Sicilia que dividiría el Mediterráneo en dos partes. En la más occidental, se dejaría bajar el nivel del mar hasta los 100 metros, mientras que en la otra se rebajaría aún más, hasta los 200.

No sería buena idea construir ningún dique en el Estrecho de Dardanelos que bloqueara el Mar Negro, porque inundaría zonas habitadas, pero sí un embalse con otra central hidroeléctrica. También sería necesario construir otros diques más pequeños y esclusas en otras vías de aporte de agua al Mediterráneo. Igualmente, se tendría que construir esclusas en todos los diques del proyecto para permitir el paso de los barcos así como en la entrada del Canal de Suez. Un túnel en el Estrecho de Gibraltar y una autopista sobre el dique de Sicilia harían posible la circulación directa de trenes y coches entre África y Europa. Podría existir un tren directo de Berlín a Ciudad del Cabo.

Sorgel no tenía duda de que Europa tenía que ser auto-suficiente si pretendía seguir siendo competitiva frente a América y Asia, y para ello, según su visión, tenía que poseer territorios en todas las zonas climáticas del planeta, como era el caso de América. Además, creía que una de las causas de la conflictividad social y política europeas era la sobrepoblación. De ahí, la necesidad de colonizar África.

La preocupación por Europa y los europeos contrastaba con el escaso interés por África y los africanos. Es por ello que algunos acusan a Sorgel de despreciar a ese continente y considerarlo meramente como un territorio carente de cultura e historia. Otros, sin embargo, prefieren excusar esa visión al considerar que Sorgel era sólo un hijo de su tiempo y compartía la mentalidad de esa época, que fue la que propició el colonialismo.

Así quedaría el Mediterráneo. Foto original (y más grande)

Precisamente, los planes de Sorgel para África pasaban por su colonización, aunque antes había que “mejorarla”. Para ello –no podía ser de otra manera–, proponía construir otra presa para aprovechar las crecidas del río Congo que inundaría los “improductivos” bosques que ocupaban la mayor parte de ese país, borrando del mapa un número incontable de pueblos y especies. De esta manera, se crearía un inmenso lago artificial que estaría conectado con el menguante lago Chad, más al norte, que pasaría a convertirse en un “mar” interior, y desde el que nacería un “segundo” Nilo, que al igual que el “primero” irrigaría el desierto y acabaría desembocando en el Mediterráneo.

El nuevo continente necesitaría una nueva capital. Algunos querían que fuera Basilea, por la tradicional neutralidad suiza; otros, una ciudad totalmente nueva en los terrenos ganados delante de Marsella, que se llamaría Port du Rhone, y había los que proponían situarla en el emplazamiento de la antigua Cartago.

De construirse, Port du Rhone no sería la única ciudad nueva. Con el retroceso del Mediterráneo todos los puertos quedarían inutilizados y habría que construir nuevos. Sorgel y sus seguidores habían planificado y diseñado una Nueva Génova, un Nuevo Nápoles, un Nuevo Tánger. Todos ellos situados delante de la antigua ciudad, en los terrenos “recuperados” al Mediterráneo. Pero había mucho más que diseñar: centrales eléctricas, líneas de alta tensión,… Sorgel y sus seguidores trabajaban de manera incansable y produjeron una gran cantidad de material, planos, mapas y varios modelos a escala de varias presas. Incluso, calcularon proyecciones del crecimiento de la producción agrícola.

Y así, África. Foto original Strange Maps

Pero pese a todo este trabajo, el proyecto nunca consiguió los apoyos suficientes. En Alemania, fue durante la República Weimar que despertó algo de interés real. En Italia, sin embargo, nunca agradó la idea por lo dependientes que son sus ciudades de la costa. Los proyectos para una Nueva Génova o un Nápoles no consiguieron salvar esas reticencias. Como tampoco lo hizo imaginativa solución propuesta para Venecia: construir un dique –otro más– para evitar que su laguna se secara. Con todo, la vieja Venecia habría quedado a más de 500km del “nuevo” Adriático, al que seguiría conectada, eso sí, por un kilométrico canal.

Atlantropa, sí que consiguió, en cambio, el apoyo de numerosos intelectuales, arquitectos y escritores. Algunos de los cuales colaboraron con el proyecto. Peter Behrens, diseñó una torre de 400 metros que coronaría la gran presa de Gibraltar. También ofreció sus servicios Erich Mendelsohn, un arquitecto alemán de familia judía que estaba especialmente interesado en el diseño de la nueva costa de Palestina y las posibilidades que ofrecía para la fundación de un nuevo estado judío.

Después del ascenso de Hitler al poder, Sorgel buscó su apoyo para el proyecto. Fue en vano, el plan no encajaba con los planes del Imperio Alemán Euroasiático y los nazis prefirieron ridiculizarlo. Durante la guerra, Atlantropa prácticamente cayó en el olvido, aunque después de ella la idea volvió a resurgir aprovechando el interés de los Aliados por crear lazos más estrechos con África para combatir el comunismo.

Finalmente, el golpe definitivo para el sueño –o pesadilla– de Sorgel llegó con la aparición de la energía nuclear y el final del colonialismo. La primera convertía el proyecto el tecnológicamente innecesario, y lo segundo lo hacía políticamente inviable. A pesar de ello, el Instituto Atlantropa siguió existiendo hasta el 1960. Había sobrevivido en ocho años a su creador que murió el día de Navidad de 1952, atropellado mientras iba en bicicleta. El accidente sucedió en una carretera recta, jamás se encontró al conductor del coche.

Atlantropa – The New Continent by Hans Zimmer in youtube.com

¿Qué hubiera pasado, si una vez construida, la presa se hubiera roto?

Aparte de los muchos otros problemas, este era uno de los mayores peligros de Atlantropa. Un tsunami o un terremoto podrían resultar fatales. Afortunadamente, nunca ha ocurrido una rotura de una presa de esas dimensiones, pero los expertos afirman que sus efectos serían muy similares a los que produciría un tsunami. La rotura de la presa produciría una ola gigante que se propagaría a una velocidad de unos 150 km/h. Sería una catástrofe de dimensiones nunca vistas. La nueva línea costera se llevaría la peor parte, pero todos los océanos del mundo se verían afectados. Según los cálculos de algunos expertos, la bajada previa del nivel de las aguas del Mediterráneo habría provocado una subida progresiva del nivel de los océanos del mundo de 33 centímetros. La vuelta a la normalidad, que supondría la rotura de la presa, provocaría que volvieran a bajar.

PS: ¿Os imagináis como sería nuestra vida hoy en día si Atlantropa se hubiera llegado a construir?

Enlace permanente a El hombre que quiso construir una presa en el Estrecho de Gibraltar y crear un nuevo continente, Atlantropa

+posts:
- La gran mentira de la Tierra Redonda
- El pozo más profundo de la Tierra
- El rayo de la muerte y su inventor
- Los aeropuertos flotantes del Atlántico

+info:
- Atlantropa in en.wikipedia.org
- Atlantropa in Cabinet Magzine
- Proyectos faraónicos XL en Página12
- Gibraltar Strait Dam Macroprojects by Richard Brook Cathcart
- Build a Dam at Gibraltar, Drain Mediterranean Sea, Idea of German Engineer in The Milwaukee Jornal vía google news
- Dam You, Mediterranean: the Atlantropa Project in Strange Maps

57 comentarios:

Milhaud dijo...

Fascinante historia. La ambición humana no tiene límites. Siempre pensé en cómo sería un puente sobre el estrecho de Gibraltar, pero nunca se me hubiera ocurrido montar una presa para vaciar el Mediterráneo.

En fin, menos mal que no se llegó a construír

Bovolo dijo...

Milhaud,

Desde luego que era un proyecto titánico, pero, sobre todo, original.

Aunque se inspirara en los diques del Mar del Norte. Le echó imaginación.

Creo que estás en lo cierto, menos mal que sólo se quedó en proyecto.

Un saludo!

Montagon dijo...

Una idea muy grande, con muchos problemas en su construcción y luego en su viabilidad. Muy ambicioso.

Las cosas habrían sido muy diferentes, da miedo pensar en qué habría podido suceder.

Gran historia.

Romelio dijo...

Excelente no la conocía ;)

Anónimo dijo...

Muy interesante.

Alb dijo...

Excelente articulo de una historia tan desconocida como fascinante.

Hay una pequeña cuestion con la que no estoy deacuerdo.

"Finalmente, el golpe definitivo para el sueño –o pesadilla– de Sorgel llegó con la aparición de la energía nuclear y el final del colonialismo. La primera convertía el proyecto el tecnológicamente innecesario, y lo segundo lo hacía políticamente inviable."

No estoy de acuerdo. El objetivo principal del proyecto no era obtener electricidad, si no tierras de cultivo para alimentar a la hambrienta europa.

¿Por que dejaron de ser necesario conseguir nuevas tierras?¿Como consiguio europa elimentar a su poblacion y exportar alimentos sin aumentar el numero de tierras?

La solución tambien vino de la mano de dos alemanes:
Fritz Haber y Carl Bosch, aunque estos nombres son desconocidos para la inmensa mayoria de la gente, son las personas que mas han cambiando nuestro mundo.
Estos dos alemanes desarrollaron el proceso quimico Haber-Bosch, que permite sintetizar amoniaco.

Aunque esto no suene muy expectacular, la trancendencia de este invento es muy superior a ningun otro invento.

Para empezar el proceso Haber-Bosch permitio a Alemania poder producir explosivos sin tener que depender de las importaciones de nitrato. Sin este proceso Alemania no hubiera podido iniciar la segunda guerra mundial(o hubiera sido derrotada en pocos dias).

Pero esta consecuencia palidece con otra mucho mayor. El proceso Haber Bosch, permitio la fabricacion de fertilizantes sinteticos, que permitio multiplicar por 5 el rendimiento agricola.

La inmperiosa necesidad por aumentar los campos de cultivo para poder alimentar a la población desaparecio. Eso fue lo que acabo con la colonizacion y con el proyecto de Atlantropa.

Sin el proceso Haber-Bosch, la poblacion del planeta dificilmente hubiera alcanzado los 2 millones de personas.

Bovolo dijo...

Alb, muy interesante lo que cuentas del proceso Haber-Bosch, digno de investigar. Con tu permiso, me lo apunto ;-)

En cuanto a lo de la energía nuclear, sólo solucionaría el problema de la electricidad "barata". El de las tierras, desde luego, que no.

Pero, si se mira sólo el coste de construcción, resultaría más económico construir centrales nucleares que la gran presa del estrecho.

Un saludo!

Bovolo dijo...

Montagon, a lo mejor no hubiera pasado nada, pero da un poco miedo pensar lo que podría haber pasado.

Incluso pensar como hubiera cambiado la costa. Cuando el mar estuviera a kilómetros de la costa actual, que nostalgia al ver fotos antiguas. Al cabo de un tiempo, parecerían irreales.

Romelio, anónimo, un placer que os haya resultado interesante.

Un saludo para todos.

KilFer dijo...

Curioso. Yo soy uno de los que piensan que comunicar España con Marruecos sería beneficioso; pero no habia pensado en las consecuencias de intentarlo con una presa. Seguro que Atlantropa hubiera sido un proyecto único en el mundo.

Sombrero Inglés dijo...

Qué buena historia!
Muy bueno el blog.

Naboman dijo...

Sacado del artículo: "...algunos acusan a Sorgel de despreciar a África y considerarlo meramente como un territorio carente de cultura e historia. Otros, sin embargo, prefieren excusar esa visión al considerar que Sorgel era sólo un hijo de su tiempo y compartía la mentalidad de esa época, que fue la que propició el colonialismo."

Cuando a Golda Meir, 1er ministro del estado israelí (creado en 10 mins), le preguntaron "¿qué hacemos con los palestinos?"... ella respondió: "¿qué palestinos?"

Hispanus dijo...

Me ha encantado esta historia. Aunque yo estaría en desacuerdo de hacer lo que Sorgel pretendía.

Saludos.

Carlos dijo...

Creo que en "cita con Rama" Arthur C.Clarke habla también de vaciar el Mediterráneo, pero solo de pasada, y desde el punto de vista del arqueólogo (que ahí sí sería una maravilla). Desde el político... uf, mejor que se haya quedado en el mundo de las ideas

Bovolo dijo...

Kilfer, parece que la opción que se baraja en la actualidad es la del túnel. La del puente se descartó en 1996, según la wiki.

Bastante más sencillo que con una presa ;-)

Lamentablemente, Sorgel no ha sido el único que ha pensado, ni pensará, así. Aunque los tiempos cambian.

Yo, en cualquier caso, me quedó con el arquitecto apasionado de ideas originales y pacifista.

Hispanus, Sombrero Inglés, encantado que os haya gustado.

Carlos, algo me suena, cuando buscaba cosas sobre Atlantropa de haber leído algo Clarke. Como idea es atractiva y original, pero si hubiera pasado a ser una realidad... Buff!

Un saludo para todos!

darzee dijo...

Otra entrada fascinante. La imprimo en PDF para compartirla con los amigos

Lobo7922 dijo...

Excelente post, felicitaciones.
Me parece que sería interesante que desarrolláramos nuevos métodos de explotación marítima, ese "territorio" está allí hay algas y peces aprovechando la energía del sol, ¿no habría maneras de que al igual que estimulamos a las plantas y el ganado con la agricultura y la ganadería, pudiésemos estimular a las algas y los peces? Pienso que hacen falta mas investigaciones en ese sentido.

La Mirada de Ulysses dijo...

Excelente blog, magníficas historias Bovolo. Qué delicia ver/leer cosas así. Una ventana abierta... Gracias. Le seguiré.

keil dijo...

Joder!! Pues si todo eso se hubiese hecho, mas tierras, mas labranza, más gente, más pobreza, más cerca del final de la humanidad.
¿Por qué? pues porque si ya como estamos estamos mal, imagina con más gente...

Era un xenófobo y un racista, como todos los blancos de aquel tiempo, se creian los amos del mundo.
Las pobres tribus afrincanas debastadas por culpa de un burgues con delirios de grandeza, eso hubiese sido el colmo de los colmos, claro que el colonialismo tambien hizo mucho daño, fijate como estan ahora, por donde pasó el hombre blanco no hay mas que pobreza hoy en dia.

Gracias al cielo que no se hizo.

keil dijo...

Y otra cosa más: Este proyecto hubiese enriquecido más a los ricos y al final los pobres nos hubieramos ahogado por alguna rotura... como pasa siempre, todo lo malo pasa a los pobres, y asi seguira hasta que no nos pongamos en nuestro sitio, y desempolvemos la Guillotina (solo para asustar, yo soy pacifista).

Los fuertes no se meten con los débiles, se meten con los que saben que no se revolveran y les cruzará la cara...

Las crisis simpre son iguales: los ricos a su aire mientras los pobres padecen. Qué triste que se catalogue a la gente por su dinero, en vez de por su corazon.

Pero vamos a ver, con todas las zonas deserticas que hay en el mundo, y despobladas, no se como no se ponen las pilas y ponen molinos y todo eso donde menos estorben, y uno como pasa en España....

keil.

Bovolo dijo...

Muy bien, Darzee, espero que les guste ;-)

Lobo, supongo que lo más parecido a la agricultura y la ganadería, pero en el mar, son las piscifactorías. Aunque no se todas las especies de adaptan a ellas.

Aunque quien sabe, quizás algún día se produzcan más avances.

Keil, veo que el artículo no te ha dejado indiferente ;-) Y estamos de acuerdo en lo más importante, que hubiera sido un desastre, casi seguro.

Un saludo para todos!

jordigomezsuay dijo...

4750 hectómetros cúbicos diarios de agua... Me pregunto yo, sin necesidad de hacer una presa, ¿por qué no poner unas cuantas turbinas de generación eléctrica? Algo así como las centrales eólicas pero en el agua. ¿Afectaría eso al nivel del mar Mediterráneo?

Bovolo dijo...

Jordi, yo también lo pensé.

Supongo que debe de haber algún problema, aparte de afectar al de afectar al tráfico marino.

Quizás, alguien nos pueda iluminar...

Un saludo y bienvenido.

alexito4 dijo...

muy interesante sin duda!! :D

grasas dijo...

Precioso delirio ingenieril y absolutamente inviable, pero es de lo que están hechos los sueños.
Con unos amigos planeamos represar el Duero y así inundar parte de Castilla. No toda, es más interesante que haya islas y hay muchas ciudades en alto (herencia de la reconquista) con lo que evitaríamos un poco el tresgargantismo.
De este modo se conseguiría una nueva playa en España y un excelente campo de cultivo del mejillón. Además de evitar la despoblación de Castilla.

Delirante e inviable (desde cualquier punto de vista, climático técnico, social etc.) pero un sueño ingenieril como Atlantropa al fin y al cabo.

Galileo dijo...

Ante todo muchas gracias por estas veladas que me regalas con cada relato . Bueno este hombre como ya han comentado era un hombre de la época , esa época donde los humanos no creíamos poder modelar esta Tierra como si fuera plastilina y ya he dejado bastantes veces dicha que jugar con ella es peligroso.Lo de poner turbinas para producir corriente , se podría hacer a través " tipo sifón " . Es decir se hace un túnel parecido al que se haría para unir dichos continentes , pero en este caso seria para unir el agua que entra con la que se va al Mediterráneo. Así dicho suena un poco , también es verdad que yo no entiendo mucho de ingeneria tipo hidroeléctricas , pero bueno tu que tal lo ves . Chao

Golias dijo...

Parece ser que algunos navegantes fenicios ya usaban velas sumergidas para cruzar el estrecho, aprovechando que las corrientes, a cierta profundidad, son fuertes y discurren de este a oeste. Quizá lo de las turbinas sumergidas funcionase, pero yo me cuidaría mucho de mirarlo con calma. Después de todo, algún geólogo advierte que, sin la suficiente presión del mar, igual los volcanes de Italia deciden hacer una gracia. Ahora se empieza a dudar de la energía geotérmica, porque parece haber relación con su uso y la frecuencia de pequeños terremotos. Espero que no sea cierto, pero merece la pena investigarlo.

Estos proyectos de megaingeniería, como el canal Sibaral y otros, me fascinan, pero los considero un auténtico disparate. Ahora, con el calentamiento global, se está poniendo de moda hablar del "geoengineering", y la verdad es que no me da buenas vibraciones el concepto.

Bovolo dijo...

Grasas, curiosa idea, también la vuestra ;-)

Convertiríais Castilla en una destino turístico con tanta isla. Y si no conseguíais parar la despoblación, al menos, aumentaríais la densidad de población sobre tierra firme.

Galileo, de nada, un placer!

Respecto a lo de túnel, también habría que hacer la presa, no? Te refieres a hacer un sifón debajo de la presa, no?

Golias, muy interesante lo de los fenicios :-O Y muy inquietante lo de la conexión entre energía térmica y terremotos :-S

A mí, estos proyectos me fascinan y me resultan originales. Aparte de la parte ingenieril, me encanta pensar como podían ser las cosas de diferentes, y también ese sentimiento del hombre de poder arreglar todo su gusto.

A veces, con soluciones como la de las 3 Gargantas, que en pro de un "bien común" pasan por encima de los individuos.

Un saludo para todos!

Tripiyon dijo...

Cuesta trabajo pensar que realmente llegaron a planteárselo.
Estupendo artículo.

Saludos
Tripiyon

xaquin dijo...

Otra apasionante historia, como todas las que aquí nos muestras.
Gracias bovolo

Bovolo dijo...

xaquin, tripiyon, un placer! ;-)

HUK dijo...

Me parece cada día más alucinante este blog!!!¿va en serio que pensaron en vaciar el mediterráneo?

Bovolo dijo...

Por lo menos Sorgel y sus seguidores, eso parece ;-)

Un saludo, HUK, y bienvenido!

Golias dijo...

Recuerdo un comentario de un amigo de mis padres (sobre 60 años) de que, cuando él estudiaba, en Económicas se hacía una especie de supuesto teórico sobre cual tendría que ser el tipo de interés para que resultase económicamente viable drenar el Golfo de México. Lamentablemente, no he encontrado nada parecido en la Red, y desde luego no nos dieron nada semejante cuando hice la carrera (primeros 90). Supongo que era más un experimento mental que un proyecto serio.

Bueno, eso espero. El Golfo de México...qué salvajada.

Bovolo dijo...

Interesante, Golias.

Desde luego que si Atlantropa hubiera funcionado, en seguida le hubieran salido imitadores. Como habría subido el nivel de los mares que quedarán ;-)

El Golfo de México podría ser un buen candidato. Aunque el dique debería de ser más largo ;-) Y desconozco si aparte del beneficio de las "nuevas" tierras, tendría también ventajas eléctricas.

Un saludo!

Aarón dijo...

Menos mal que no se hizo, me hubiera quedado sin la casa de la playa!! Buenos más bien sin la playa de la casa... jeje y mi ciudad hubiera pasado a ser de interior...

Un saludo y enhorabuena por el blog!

Bovolo dijo...

Aarón, muchas casas y apartamentos perderían lo de primera línea de mar.

Aunque habría una gran oportunidad de "negocio" construyendo nuevos apartamentos en la "nueva" primera línea de mar. ;-)

Muchas gracias y bienvenido!

Javier dijo...

Este tipo de proyectos megalómanos hay que estudiarlos con lupa, cuanto más grandes, más pretenciosos,más "salvadores"... más efectos colaterales tienen.
Genial y perfectamente documentado.

Un saludo

Bovolo dijo...

Javier, es fácil caer en la megalomanía con este tipo de proyectos o, peor aún, con otros más insignificantes.

Siempre existe la posibilidad que uno en su afán por salvar el mundo, se acabe cegando y no vea los problemas que su idea puede traer.

Saludos!

Andy Capp dijo...

Impresionante proyecto,no hubiera pensado nunca que a alguien se le ocurriera tal idea.



Le dejo mi blog

http://desvariocotidiano.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Increible, cada día se redescubre algo nuevo, es buen material para una novela ucrónica: se concretó, impulsado por un partido que unificó bajo un régimen totalitario a toda europa cuyo símbolo fue la presa de gibraltar, la cual aparte de beneficios produjo también mucho daño que el gobierno suprime a la fuerza de los medios de comunicación, a lo V de Vendeta, el final de la novela puede ser el mismo: en lugar del parlamento inglés, destruyen la presa.

v. dijo...

Hola Bovolo, me encantaría leer algún día lo que puedas escribir sobre la epidemia de risa de Tanganika. Hay muchos enlaces en internet que la mencionan pero los que he visto parecen todos copiados los unos de los otros, y quizás tú le podrías dar el toque Bovolo que tanto nos gusta :-)

Un saludo.

Bovolo dijo...

Anónimo, pues sí la verdad que es una historia que podría dar mucho de si. Buena imaginación la tuya ;-)

Buena película, "V de Vendetta", me gustó bastante.

Un saludo!

Bovolo dijo...

v.,no sé si de Vendetta ;-),

Me apunto el tema, parece bastante interesante. Intentaremos hacerlo lo mejor que podamos ;-) Ya veo que hay bastantes versiones.

Muchísimas gracias por la sugerencia y un saludo!

Angel L. dijo...

Impresionante historia,no creo que hubiese sido viable ni hace 70 años ni ahora. No me imagino una presa de esa magnitud desafiando las leyes de la naturaleza, creo que sería fisicamente imposible. Aunque es un proyecto fascinante y muy ambicioso.
Enhorabuena por el magnifico blog,

Bovolo dijo...

Angel L., sin duda, es un proyecto fascinante. Y muy del estilo pensar "out of the box". Por eso me interesó ;-)

Aún pudiéndose llevar a cabo, creo que uno de los problemas más grandes sería el riesgo de rotura de la presa o ataque terrorista. Podía ser un desastre de una magnitud nunca vista.

Saludos!

La Mirada de Ulysses dijo...

¿Qué opina del proyecto Moisés?

Bovolo dijo...

¡Bienvenido, Ulysses!

Pues no había pensado, pero tienen un cierto parecido.

Si bien el proyecto Moisés es móvil y sólo se pondría en funcionamiento cuando subieran las mareas.

Me encanta Venecia y, a priori, creo que puede ser una buena idea. No creo que sea muy bueno para los edificios que sus bajos se inunden de agua. Pero hay gente que está en contra.

Que si sube el nivel del mar más de no se cuantos centímetros, no serviría de nada toda la inversión. Que si el dinero estaría mejor invertido en otros proyectos en la misma Venecia.

Luego también está los que dicen que las mareas renuevan el agua de la laguna.

En definitiva, tendría que mirarlo más para estar seguro del todo. Y, tú, ¿qué opinión tienes?

Un saludo!

Luilina dijo...

me encanta este blog! he leído unas pocas entradas y cada una de ellas más interesante que la anterior :) está añadido a favoritos. Fascinante historia la de Atlantropa!

Bovolo dijo...

Muchas gracias, Luilina. Todo un placer que te guste y que nos hayas reservado un huequito en tus favoritos ;-)

¡Bienvenida!

Anónimo dijo...

Muy inetersante la verdad y buen trabajo aunque sería importante poner fuentes para no repetir lo leido

Bovolo dijo...

Me alegro que te haya gustado.

Las fuentes, las puedes encontrar en la sección "+info". En algunos posts hay 100 de ellas. En concreto, para este, fue algo más complicado encontrarlas.

Saludos!

Anónimo dijo...

Un poquito anti ecológico no? Nadie se percato de "esos inútiles bosques africanos subsaharinos" todos los años se descubren especies nuevas en estos.... Cabovolo tenes que hacer una entrada sobre el extinto mar de Aral un ejemplo de lo que no hay que hacer... Amo tu blog! Mariano desde Argentina

Bovolo dijo...

La verdad que creo que aquel tiempo aún no se había "inventado" la ecología :-D

Sin llegar a desecarlo del todo, un proyecto parecido al del Aral (que tengo apuntado ;-) ) pero de dimensiones mastodónticas, y, muy probablemente, hubiera acabado en fracaso, con un resultado muy diferente del esperado, como sucedió en el Aral.

Desde luego, que las consecuencias del proyecto sobre el Mediterráneo y, en general, el medio ambiente y las personas de los lugares afectados, parece que no preocupaban demasiado o, más bien, se infravaloraron.

Mariano, bienvenido y encantando que te guste el blog. Un saludo para Argentina!

Anónimo dijo...

si se interrumpe el intercamio de agua entre el atlantico y el mediterraneo este ultimo se secaria completamente debido a su alta salinidad. no lo veo un buen plan, me gusta la playa

Anónimo dijo...

Este señor estaba bastante loco, pero encima tenia demasiado tiempo libre. Menos mal que ni se intentó llevar a cabo semejante idea.

Anónimo dijo...

Menuda barbaridad...
Algo así destruiría el Mediterráneo. Menos mal que nunca se hizo

Bovolo dijo...

La verdad que los efectos secundarios podrían haber sido devastadores.

De buena nos libramos ;-) Un saludo!