lunes, 11 de mayo de 2009

La casa encantada de los Winchester

Durante 38 años los carpinteros no pararon ni un día de construir la casa Winchester, una casa llena de extrañas rarezas que van desde escaleras que no suben a ningún piso a habitaciones secretas o puertas detrás de las que sólo hay una pared o el vacío. La casa es una especie de laberinto gigante construido con el objetivo de confundir a los espíritus, los espíritus de los muertos con los rifles que habían hecho rica a la familia de Sarah Winchester y que estaba convencida vendrían a vengarse.

La casa antes del terremoto. Foto original AlamedaInfo.com

La historia de la Casa Winchester comienza en setiembre de 1839 con el nacimiento de Sarah en New Haven, Connecticut. Sarah nació en una familia acomodada y cuando se hizo mayor fue muy bien recibida en la vida social de la ciudad gracias a sus habilidades musicales, su dominio de los idiomas y su encanto natural. Pese a no ser demasiado alta, su personalidad y su hermosura la convirtieron en una chica popular.

Mientras Sarah se hacía mayor, en casa de otra prominente familia de New Haven, los Winchester, el joven William hacía lo propio. Su padre, Oliver, había sido fabricante de camisas, pero en 1857 adquirió la compañía que fabricaba el Volcanic Repeater, un rifle de repetición que mediante una palanca cargaba las balas en la recámara. Se trataba de un avance respecto del resto de los rifles de la época, pero Winchester todavía creía que se podía mejorar y en 1860 desarrolló el Henry Rifle.

El rifle tenía un cargador tubular debajo del cañón y se podía recargar rápidamente, se decía que en manos expertas podía hacer un disparo cada tres segundos, y se convirtió en primer rifle de repetición y en el arma favorita de los ejércitos de la Unión durante la Guerra Civil Americana. Los modelos posteriores serían muy populares en el Oeste, lo que le serviría para ser reconocido como “el arma que conquistó el Oeste” por la ventaja tecnológica que proporcionó a los conquistadores estadounidenses respecto a los guerreros nativos.

El dinero empezó a llover y Oliver Winchester enseguida amasó una fortuna gracias a los contratos con el ejército y las ventas a los civiles, del modelo 1873 se fabricarían entre 1873 y 1919 más de 700.000 unidades. Oliver reorganizó la compañía y cambió su nombre por el de Winchester Repeating Arms Company. La familia prosperó y el 30 de setiembre de 1862, en pleno apogeo de la guerra, el joven William y la “bella” Sarah se casaron.

Esquema del mecanismo del rifle Henry incluido en su solicitud de patente

El “super-ventas” Winchester 1873

Cuatro años más tarde, el 15 de julio de 1866, Sarah dio a luz a una niña, Annie. La felicidad duró poco, justo unos días después, el 24 del mismo mes, Annie murió de marasmo. Fue un golpe durísimo para Sarah, que quedó destrozada y se encerró en sí misma. Sarah necesitó casi una década para superar la tragedia. Fueron unos años muy duros en los que estuvo al borde de la locura. Pero cuando Sarah había conseguido volver a su hogar con su familia la tragedia la volvió a golpear. Su marido William, entonces el heredero del imperio Winchester, murió de tuberculosis el día 7 de marzo de 1881.

Sarah heredó más de 20 millones de dólares, además de la mitad de la Winchester Repeating Arms Company, lo cual representaba unos ingresos diarios de unos 1.000 dólares, lo que equivaldría a unos 21.000 actuales. Sin embargo, todo este dinero no podía hacer nada para aliviar su dolor. Sarah estaba otra vez profundamente afligida no sólo por su marido, sino también por el recuerdo de la pequeña Annie. Poco después, y aconsejada por un amigo, Sarah buscó respuestas a través de una médium. “Tu marido está aquí”, le dijo la médium describiéndolo. “Dice que hay una maldición sobre vuestra familia, que se llevó la vida de vuestro hija y la suya. Pronto se llevará la tuya también. Es una maldición provocada por la terrible arma creada por la familia Winchester. Miles de personas han muerto por culpa suya y sus espíritus ahora buscan venganza”.

Sarah tenía que vender sus propiedades en New Haven y poner rumbo al oeste. Según parece, la misma médium le dijo que su marido la guiaría y cuando encontrara un nuevo hogar, ella lo reconocería. “Debes empezar una nueva vida y construir un hogar para ti y para los espíritus de los caídos también. Nunca pares la construcción de esa casa. Si continuas construyendo, vivirás. Para y morirás”.

Escalera para subir… al techo. Foto original Winchester Mystery House, San Jose, CA.

Escaleras circulares. Foto original Winchester Mystery House, San Jose, CA.

Poco tiempo después de la sesión espiritista, Sarah vendió su casa y con la gran fortuna de la que disponía se mudó a California. Convencida que había sido guiada hasta allí por su difunto marido, no paró de moverse hasta que en 1884 llegó al valle de Santa Clara. Allí compró una casa de seis habitaciones, que todavía estaba en construcción y los 162 acres de terreno que la rodeaban. Sarah desechó los planes del antiguo propietario y empezó a construir sin arquitecto su hogar. Contrató albañiles y carpinteros de la zona y durante los siguientes 36 años, construyeron y reconstruyeron, alteraron y cambiaron, levantaron y demolieron, una tras otra todas las partes de la casa. Sarah tenía contratados a 22 carpinteros para que las obras no pararan ni un solo día del año, las 24 horas del día. Los ruidos de los martillos y las sierras resonaban día y noche.

La casa crecía y crecía, ya tenía 26 habitaciones. Pese a que Sarah sostenía que no tenía una idea clara ni cerrada del proyecto, cada mañana se reunía con el capataz al que le enseñaba el croquis de los trabajos para ese día, según cuentan algunos las instrucciones eran fruto de sus comunicaciones con los espíritus “buenos durante sus sesiones de espiritismo. Los planes eran a menudo caóticos, pero demostraban que Sarah tenía una cierta habilidad constructiva.

Mientras los meses pasaban, la casa continuaba creciendo. Se añadían habitaciones a habitaciones y entonces se convertían ya en alas del edificio, las puertas se unían a las ventanas, se construían torres y porches. Había incontables escaleras, muchas de ellas no conducían a ninguna parte, chimeneas ciegas que no llegaban al techo, puertas de armario que daban a paredes, claraboyas encima de otras claraboyas, puertas por las que si alguien cruzaba caía al piso de abajo o habitaciones con una entrada y tres salidas.

Aparte de estas y muchas otras rarezas, la casa contaba con muchas comodidades que no eran habituales en su época, calefacción por aire, modernos inodoros y tuberías, luces de gas que se encendían mediante un botón, duchas de agua caliente y tres ascensores. El lujo tampoco faltaba, suelos del mejor parquet y candelabros de oro y plata.

Aunque toda la casa pueda parecer producto de la locura, Sarah diseñó la casa como un laberinto para confundir y desanimar a los espíritus malignos que habían muerto a causa de los disparos de un winchester, proscritos, forajidos o criminales que volvieran con ganas de venganza y de hacerla daño. Existe otra explicación más simple, tal vez demasiado, y que además es bastante menos popular, según la cual la casa no fue la obra de una mujer atormentada, sino simplemente de una mujer excéntrica y con demasiado dinero que se construyó la casa que le pareció. Las rarezas, escaleras que acaban en el techo, chimeneas,… serían simplemente errores de diseño.

Vista aérea de la casa en la actualidad.

Fuente y vista exterior de la casa. Foto original Winchester Mystery House, San Jose, CA.

Los años pasaban, las obras continuaban y la casa no paraba de crecer, en 1906 ya tenía 7 plantas. Sarah continuaba viviendo en ella entregada a su expansión. Su vida era melancólica, acompañada sólo por el servicio, su cuadrilla de trabajadores incansables y, por supuesto, los espíritus. Se cuenta que las noches que no podía dormir, Sarah tocaba su gran piano hasta altas horas de la madrugada.

La mayor tragedia que sufrió la casa ocurrió durante el Gran Terremoto de San Francisco, en 1906. Varias partes de la mansión quedaron en ruinas y las tres plantas superiores, que no volverían a ser reconstruidas, se derrumbaron sobre el jardín. La chimenea de la habitación donde dormía Sarah también se derrumbó y quedó atrapada durante unas horas en el cuarto.

El terremoto no hizo más que acrecentar los temores de Sarah. Estaba convencida que había sido causado por los espíritus enfurecidos porque ella había casi acabado la casa. Para evitar que esto volviera a suceder, Sarah ordenó a los trabajadores que cerraran con tablas las treinta habitaciones de la parte delantera, que estaban casi acabadas, de manera que la construcción jamás pudiera ser completada y, de paso, encerrar para siempre los espíritus que se podían haber quedado atrapados bajo sus ruinas.

Los meses después del terremoto, los trabajadores se esforzaron en reparar los daños, aunque la estructura de la mansión resistió mejor que la mayoría de edificios de la zona. Aparte de la pérdida de los pisos superiores, la mansión perdió varias cúpulas y torres. Superado el incidente, la expansión de la casa volvió a comenzar. El número de habitaciones se incrementó de 15 a 20 y después hasta 25. Se instalaron chimeneas por todos los sitios, en total 47, aunque extrañamente, muchas de ellas no servían para nada. Algunos creen que la obsesión por las chimeneas se debía a que en las historias antiguas los fantasmas parece gustarles aparecer y desparecer a través de ellas.

También parece que Sarah tenía una cierta fijación con el número13”. El “13” se repetía en el número de cúpulas del invernadero, el número de paneles de cristal de las ventanas o el de las paredes de madera. Los tramos de muchas escaleras eran de 13 escalones o el número de candelabros en algunas habitaciones, que volvía a ser 13. Probablemente sólo otra superstición más de las que dominaban a Sarah.

Sarah Winchester. Foto original Winchester Mystery House, San Jose, CA.

El 4 de setiembre de 1922, después de una sesión de espiritismo, en la habitación dedicada, Sarah se retiró a su habitación. En algún momento de la madrugada, murió mientras dormía a la edad de 83 años. Dejó toda sus posesiones a su sobrina, Frances Marriot, que ya gestionaba sus negocios desde hacía tiempo. Aunque pocos lo sabían, para entonces la fortuna Winchester había menguado de forma considerable. Un rumor afirmaba que en algún lugar de la casa había una caja fuerte que escondía una fortuna en joyas y la cubertería de oro macizo con la que Sarah entretenía a sus fantasmagóricos invitados. Sus familiares abrieron algunas de las cajas fuertes (algunas triples, es decir, un caja dentro de otra caja dentro de otra caja), pero solo encontraron cosas sin valor y recuerdos personales.

Los muebles, los objetos personales y los materiales extra de construcción y decoración se quitaron de la casa y fue vendida a un grupo de inversores que planeaban convertirla en una atracción turística. Los primeros en visitar la casa quedaron sorprendidos, se cuenta que resultó difícil determinar el número total de habitaciones, en torno a las 160, puertas también había muchas, 467. Se cuenta que los trabajadores encargados de retirar los muebles se perdían en el laberinto que formaban las habitaciones y tardaron seis semanas en sacarlos todos.


Weird US – Winchester Mystery House. Ver video en youtube

Hoy en día, la casa ha sido declarada “Historical Landmark” por el gobierno de California. Algunos todavía creen que en ella moran unos cuantos fantasmas. Expertos en lo paranormal que han acudido a la casa han salido, o eso dicen, convencidos de que es así. Los hay que han visto luces extrañas o los que han oído ruidos sospechosos. Según una espiritista local, uno de sus causantes es Clyde, el espíritu que daba instrucciones a Sarah cada noche durante sus sesiones de espiritismo para continuar las obras al día siguiente. Sarah le pidió que se quedara para cuidar de la casa y Clyde aceptó. Contento con su promesa, Clyde vuelve de tanto en tanto para recordar los tiempos felices junto a Sarah y la maravillosa música de su piano.

Muchísimas gracias a mi amiga Arbocenk por el chivatazo.

PS: el coste de la casa se calcula en un 5.5 millones dólares de la época, lo que vendrían a ser unos 70 millones de hoy en día.

+posts
:
- William H. Mumler, el fotógrafo de los espíritus
- Florence Foster Jenkings, una diva a lo “Ed Wood”
- Pozzo di San Patrizio, cuando el ingenio provee de agua
- Las carreteras de los cadáveres
- La casa en la nubes de Thorpeness

+info:
- The Winchester Mystery House by Troy Taylor in AmericanHauntings
- Winchester Mystery House in en.wikipedia.org
- Sarah Winchester in en.wikipedia.org
- Inside the Winchester Mystery House (artículo con interesante video) in ABC News
- Where the Mystical Meets the Bizarre in The New York Times
- Here’s to You, Mrs. Winchester in San Francisco Cronicle

28 comentarios:

padawan dijo...

Siempre me ha encantado la historia de esta casa, como una especie de huída hacia delante, o una carrera contra el tiempo.
Los rifles Winchester tienen un encanto especial, sobre todo después de ser una de las mejores armas del Doom :)

International Khiladi dijo...

Una historia excelente, muy entretenida. Gracias por compartirla.

Bovolo dijo...

Vaya! Pues a mí hace muy poco que me la explicaron.

A mí la casa, personalmente, me parece un monumento al tormento, al tormento de la pobre mujer esta.

No recuerdo el winchester del Doom, pero sí recuerdo haber tenido una cierta predilección por la escopeta aquella de repetición ;-)

De nada, International Khiladi! Un placer!

Anónimo dijo...

No sino la dio por hacer una fundacion como a Alfred Nobel por ej.vamos que si la hubieran seguido los espiritus de los miles de nativos americanos,descendientes de europeos(por cierto,estos si que hicieron y hacen el"indio")etc.. que murieron a causa de su inventito,esta señora se habria salido del estado californiano.La entrada,buenisima.Un abrazo Bovolo.Lo del cabezazo del payo del documental,un puntazo,jajaja.Pumuky

Golias dijo...

Uno de los mejores capítulos de la saga "American Gothic", del comic "Swamp Thing", escrito por Alan Moore, se inspira directamente en esta historia. La casa está poblada por los espíritus de los asesinados por los rifles, que reproducen los tiroteos que los llevaron a la muerte una y otra vez.

Unas cuantas curiosidades sobre el Winchester: es notablemente inferior a los rifles de cerrojo, porque no se puede disparar con comodidad estando tumbado (hay que accionar la palanca); en realidad, acaba resultando lento, porque la recarga del cargador tubular es lenta en sí (por eso se adoptaron clips y cargadores con forma de caja);finalmente, las balas han de tener punta plana, porque si metes balas puntiagudas, una de ellas puede golpear el fulminante de la anterior, y entonces ¡BLAAAAM!

Bovolo dijo...

Pumuky, un placer que te haya gustado. No recordaba ese detalle del vídeo ;-)

Por cierto, en el artículo "Where the Mystical Meets the Bizarre" en la página 2, habla de otra familia que reaccionó de otra manera ante la muerte de su hijo adolescente, los Stanford, que fundaron la Universidad de Stanford en su memoria.

En cualquier caso, dos historias duras. La de Sarah peor, porque seguro que lo pasó mucho peor.

Bovolo dijo...

Golias, veo que estas hecho todo un experto en el winchester ;-)

Pese a todas las pegas que le has puesto, a mí me gusta más que el de cerrojo.... El de cerrojo no tiene el mismo "romanticismo" :-D

De hecho, me sorprendió cuando leí que el winchester fue sustituido en el ejército por el de cerrojo. Pensaba que el de cerrojo era como más rudimentario.

No había pensado eso de que no se podía disparar tumbado. Ahora me fijaré en las pelis del oeste, a ver como lo hacen :-D

De las otras pegas tampoco tenía ni idea.

Lo dicho, gran comentario el tuyo! Un abrazo!

Golias dijo...

Que conste que mucha de la información la obtengo de los manuales de los juegos de rol. Ya sé que no tengo edad, pero es que no puedo evitarlo.

Si te interesa, compara el Winchester con los rifles Dreyse (alemán, hacia 1850) y Chassepot (francés, hacia 1870). No hay ni punto de comparación. Del Mauser ya ni hablemos. Por eso hoy los rifles de palanca son sólo un arma de caza para nostálgicos.

Bovolo dijo...

Gracias, Golias, buscaré info sobre esos rifles. Tal vez la viuda de alguno de esos fabricantes construyera una casa similar a la de los Winchester :-D

Bueno, dicen que el saber no ocupa lugar, y tampoco importa donde uno lo adquiere. Ya sea leyendo un libro en un biblioteca o tomándose una cerveza en un bar.

Yo creo que mucha gente hemos aprendido muchas cosas con los videojuegos, o los juegos de rol. En mi caso, nunca he jugado a rol, aunque si que le he dado algo, tampoco mucho, a los videojuegos.

Un saludo, Golias!!!

Jeshua_Morbus dijo...

Realidad curiosa: Fuente inagotable de ideas para la ficción... que luego nos hacen dudar de qué es lo real y qué lo ficticio.

Creo que de esta casa oí hablar en el libro Guinness de los records (no recuerdo cuál era exactamente su record). Cuanto menos, es interesante conocer toda la historia ^_^

Orayo dijo...

¡Parece una casa perfecta para jugar al escondite!

salu2

Bovolo dijo...

Desde luego, Orayo, y aún mejor, jugar con linternas. :-D

Leí que se organizan visitas nocturnas con linternas. Ahora no recuerdo si sólo los días señalados, Helloween y así, o más días.

Saludos! Que hace tiempo que no te veía por aquí.

Kozure Okami 浪人 dijo...

Bovolo: muy buena historia, a fe mia que si.

Detalle: si ganaba unos 1000 dolares diarios, como es que las ganancias eran tan bajas? no deberian rondar el orden de 365.000 dolares anuales???

Por otro lado, sabido es del arrepentimiento "historico" de quienes fabrican "inventos mortales". Tres ejemplos: Alfred Nobel y los explosivos, Einstein y la Bomba Atomica y Santos Dumont y los aeroplanos (hombre que considero legitimamente como el padre del avion, y no esos rednecks con suerte de los Hermanos Wright)

Y lo de Santos Dumont es mas triste , porque el se sentia directamente responsable de crear los aviones de guerra, cuando en realidad el solo presento un invento para el trasporte...

Saludos!

Kozure Okami 浪人 dijo...

PD: realmente es triste la suerte de Santos Dumont. Que habria pensado el de su nombramiento postmortem como Mariscal del Aire por el Gobierno Brasileño?

Quiza lo unico que si le habria alegrado seria la Mision Centenario de la NASA- AEB que llevo al primer Brasileño al espacio, el TCOR Marcos Cesar Pontes .

Saludos!

Bovolo dijo...

Kozure Okami, curiosa la historia de Santos Dumont, la desconocí, y parece bastante interesante. Creo que merece una investigación.

Si el hombre, encima de no haberse llevado el reconocimiento como creador del avión, encima se culpaba... pobre tío!

Respecto a lo de las ganancias, corrígeme si me equivoco, pero creo que has leído demasiado rápido, eran 1.000 dólares al día, lo que equivaldría a 21.000 "actuales" no "anuales" ;-)

Muchas gracias por el descubrimiento de Santos Dumont, sigo leyendo! Saludos!

PS: Por cierto, puestos ha hablar de pioneros de la aviación: Eilmer de Malmesbury e Ibn Firnas. Pioneros muy pioneros, eso sí.

Kozure Okami 浪人 dijo...

Bovolo: teneis razon. he leido mu rapido... problema que se acrecenta porque no uso las gafas frente a la computadora/el ordenador... sorry!

Y si, triste lo de Santos Dumont. Lo de su firma (Firmaba SANTOS = DUMONT) Es una de sus coriosidades mas excentricas.

saludos mil!

Bovolo dijo...

Don't worry, Kozure Okami!

Yo también suelo leer muy rápido. Por lo que he leído un personaje interesante, me lo he apuntado para cuando tenga un rato.

Un saludo!

kitzOgen dijo...

Bonega publikaĵo, same kiel ĉiuj el tie.
Ĝis Baldaŭ

Alexandre dijo...

A mi, Bovolo, me parece que hay una hermosa conexión entre este relato y la de los laberintos de los caminos ingleses para perder a los espíritus que narraste en su día.

Bovolo dijo...

Alexandre, muy probablemente exista esa conexión bonita, aunque trágica.

En este laberinto, además, no sólo se perdían los espíritus, sino también los vivos.

Felicidades por la buena memoria ;-)

Anónimo dijo...

Divertido. Pero eso de una habitación extraña porque tiene una entrada y varias salidas, por aquí lo llamamos distribuidor o hall.

Bovolo dijo...

De eso se trataba, de divertir.

Buena apreciación la tuya. Aunque me refería al uso más habitual de la palabra habitación ;-)

Según mi inseparable amigo, el diccionario que me acompaña: "Parte separada por paredes o tabiques en que se divide una casa u otro edificio, especialmente la que está destinada a dormir".

Feliz Año!

Tripiyon dijo...

Dando una vuelta por el blog me he encontrado con esta entrada.
Como de costumbre una gran entrada, había oído algo de esta casa, pero no con tanto detalle.

Saludos
Tripiyon

Bovolo dijo...

Otro lugar digno de visitar, Tripiyon.

Tengo un amigo que estuvo por allí, pero al final no fue.

Saludos!

damosu dijo...

¿Como es posible que una niña muera de marasmo que no es sino malnutrición en una familia adinerada? ¿Es que las madres de esa época no sabían dar de comer a sus hijos? Me parece a mi que la tal Sarah arrastraba graves problemas psicológicos desde temprana edad sino no se entiende.

xxx dijo...

La madre de todos los relatos de casas encantadas de Stephen King similares (La guarida, Rose Red etc).

Bovolo dijo...

Lo tendré en cuenta, XXX!

De Stephen King, creo que no he leído nada, aunque he visto alguna película, casi más bien telefilm :-(

Saludos!

Bovolo dijo...

Damosu, se me pasó tu comentario.

Muy interesante eso del marasmo, a ver si lo investigo más ;-)

Saludos!