jueves, 24 de abril de 2008

Ceaushima, el desquiciado urbanismo del nuevo Bucarest de Ceausescu

Tras causar estragos en el campo rumano, la "sistematización" llegó a la Bucarest. Aplicando la misma fórmula Leninista de "lucha entre lo nuevo y lo viejo" los planificadores creyeron necesario que la capital de Rumanía fuera totalmente remodelada. Los habitantes de la ciudad se referirían a esta remodelación con la palabra de "Ceaushima", resultado de combinar Ceausescu con Hiroshima.

En 1977 Bucarest había sufrido un terremoto cuyos efectos fueron más notorios en los edificios anteriores a la II Guerra Mundial, mientras que los edificios de la época comunista resistieron bien. Este hecho fue interpretado por las autoridades comunistas como un prueba de su superioridad sobre las épocas pasadas, la propaganda obsesiva del régimen alardeaba de los "sorprendentes logros de las fuerzas proletarias aliadas con los campesinos y los intelectuales" frente a "los palacios construidos por la burguesía y los latifundistas a costa de la explotación de las masas".

Estos palacios habían sido nacionalizados, convertidos en museos u hospitales. Pero pese a "convertir" los edificios del "enemigo", estos seguían siendo un "recuerdo" del pasado, de las "generaciones de pobres campesinos explotadas para asegurar el lujo de las clases altas".

Hasta el terremoto los esfuerzos de las autoridades se habían limitado en mejorar las áreas más densamente pobladas de las afueras de la ciudad, pero el centro permanecía intacto y continuaba manteniendo ese aire elegante del pasado, no en vano en los años 30 Bucarest era conocida como el París del Danubio. Los efectos del terremoto fueron importantes pero no desastrosos, 1000 personas murieron y 30 edificios cayeron, pero el centro de la ciudad no quedó excesivamente tocado.

En Bucarest la sistematización empezó demoliendo iglesias y edificios antiguos. Se suprimió la Autoridad del Patrimonio Nacional. Y se tomó la decisión de construir el Centro Cívico, que debería centralizar y simbolizar el poder de Ceausescu. Se trataba de un complejo de modernos edificios de hormigón con fachadas de mármol, muchos de ellos apartamentos para la élite comunista, alrededor del Boulevard de la Victoria del Socialismo. Este boulevard fue construido con la intención de parecerse a los Campos Elíseos de París aunque unos metros más largo, extendiéndose de este a oeste y ofrece una inmejorable perspectiva del Palacio del Pueblo, edificio central del Centro Cívico.

Aunque la decisión de construir el Centro Cívico se tomó en 1978 Ceausescu necesitó seis años para imponer sus ideas ante la oposición que encontró su proyecto entres los expertos y por países como Hungría o Alemania Occidental. Durante este tiempo las intervenciones en la ciudad como la reconstrucción de la Calea Mosilor, con edificios uniformes de hormigón se llevó a cabo respetando la trama urbana anterior.

Finalmente para llevar a cabo su proyecto Ceausescu reunió a 400 urbanistas, a los que de manera semanal daba instrucciones en persona. Pero ante la oposición de arquitectos, historiadores e intelectuales, jamás salió a la luz un plan general, sino que las decisiones se iban tomando una a una sobre la marcha.

Finalmente en el año 1984 fue cuando empezó la que sería la mayor demolición de la década en todo el mundo. La intención era liberar el espacio necesario para la construcción del Centro Cívico. En total 8 kilómetros cuadrados en el centro histórico de Bucarest fueron arrasados, se demolieron 3 monasterios, 20 iglesias, 3 sinagogas, 3 hospitales, 2 teatros y un estadio de estilo Art Decó. Aunque no sólo los edificios y el patrimonio cultural sufrió, 40,000 personas fueron obligadas a mudarse a nuevos edificios avisados sólo un día antes, en total 30,000 viviendas.

Otras veces estas iglesias, hasta un total de 8, corrieron mejor suerte y se optó por trasladarlas sobre raíles, lo cual a su vez servía al régimen para hacer alarde de sus capacidades técnicas. Pero no contentos con el hecho de haber arrancado el edificio de su contexto, muchas veces eran literalmente encajonadas entre edificios de hormigón. La excusa para la demolición de algunas iglesias es que carecían de suficiente valor histórico y que estaban demasiado cerca unas de otras, se dice que la Iglesia Ortodoxa Rumana estuvo de acuerdo.

El Palacio del Pueblo, la joya del Centro Cívico es un edificio inmenso y hoy en día sigue siendo uno de los más grandes del mundo, después del Pentágono. Mide 270 por 250 metros, 86 de altura y 92 metros bajo el suelo, en total un 330,000 metros cuadrados. Cuenta con más de 1000 salas y habitaciones, unos sótanos inmensos que cuentan con un búnker nuclear. Muchas salas están decoradas de manera suntuosa con pan de oro y mármol, cuentan con altos techos y majestuosas puertas.

La estructura del edificio estaba prácticamente acabada cuando el régimen de Ceausescu cayó en 1989. Sólo quedaban por acabar las tres últimas plantas subterráneas y algunas partes de las alas este y oeste. El edificio ya había desatado las iras de los rumanos durante su construcción, que no entendían semejante despilfarro mientras ellos llevaban una vida llena de penurias, así no es de extrañar que tras la caída del régimen las obras se pararan y no faltaran los que sugirieron la idea de dinamitarlo, otros pensaron en convertirlo en un museo del comunismo o incluso un casino. Finalmente se decidió continuar las obras, aún no acabadas del todo, y encontrarle un uso beneficioso para el pueblo que le tocó sufrirlo. En la actualidad alberga el congreso de los diputados y otras dependencias del gobierno rumano, en un intento por "democratizarlo".

* foto 1: Iglesia de Mihai Voda, en su emplazamiento actual después de se desplazada
* foto 2: Boulevard de la Victoria del Socialismo y Palacio del Pueblo
* foto 3:Piata Uniri, plaza atravesada por el Boulevard de..., una de las más grandes de Bucarest


+fotos:
- Vista aérea del Boulevard de la Victoria del Socialismo y Palacio del Pueblo en panoramio.

posts relacionados:
- Sistematizarea, el intento desastroso de llevar la ciudad al campo rumano

+info:
- Article Ceaushima in en.wikipedia.org
- Article Systematizacion in en.wikipedia.org
- Systematization: A Settlement Strategy in countrystudies.us
- Stalinist Rumania Closes In on Itself in New York Times
- On demolition by Catalin Berescu
- Artículo Palacio del Pueblo en es.wikipedia.org

8 comentarios:

Jeshua_Morbus dijo...

Curiosa esa manía que tienen los dictadores por hacer construir edificios enormes (NdD: Imagino que así se refleja cuánto ego tienen...).
Sin ir más lejos, a menos de veinte kilómetros de aquí está el edificio más grande de España, la Universidad Laboral de Gijón (casi una ciudad en miniatura : P), construida en la época de Franco (dejando a un lado lo que opino del sujeto ese y de sus ideas, hay que reconocer que ese monstruo arquitectónico es precioso).

Ceacescu parece ser toda una mina de anécdotas históricas. Espero leer más ^_^alsxz

Bovolo dijo...

Gracias Jeshua por tu comentario,

A mí a parte de la "originalidad" de ideas como las de Ceausescu, lo que me parece aún más apasionante a la vez que terrible, es el clima de "terror" que permite a un hombre realizar locuras como estas y todo el mundo a callar.

Habrá más historias de Ceasescu, como bien dices este hombre es una mina de "grandes" ocurrencias ;-)

Saludos!

Alexandre dijo...

Estuve ya hace muchos años en Bucarest y aún se notaba ese algo fantasmagórico de una hermosura recién amputada.
Si uno visita otras ciudades danubianas o balcánicas bien conservadas y piensa en lo que debía ser el centro de Bucarest antes de su inmolación a las oscuras deidades del socialismo real le entran ganas de llorar.
En mi "fanatismo" creo que los crímenes contra el patrimonio no son demasiado mejores que los crímenes contra la humanidad, y que algún día quienes los cometen serán expuestos a una perdurable infamia. Pero eso consuela poco de los daños provocados.
Como decía nuestro paisano poeta Carlos Barral, mucho me temo que "el mundo se irá volviendo más feo".

Anónimo dijo...

Pues yo estoy de acuerdo con ceaucescu, hay que modernizar las ciudades y hacerlas mas planificadas, laborables y cientificas.

Anónimo dijo...

De democratizarlo nada, la Rumania actual tiene de todo menos de democratica, o sino ¿qué hacen 400000 rumanos malviviendo en España?
Viva Ceaucescu!

Bovolo dijo...

Dejamos a la Historia (con mayúsculas) el papel de juzgar a Ceaucescu.

Este modesto blog de historias, simplemente pretende entretener y dar a conocer cosas que se salen de la normalidad.

En cualquier caso, la situación de la Rumanía actual seguro que tiene dos responsables, los de "antes" y los de "ahora". Sea la Historia la que diga la proporción de responsabilidad de unos y otros.

Saludos y bienvenidos!

ana dijo...

Yo fuí a Bucaresti en el 1956 ,cuando se construìa PRENSA LIBRE o sea ese edificio mounstruoso que ahora se llama asì.
Había en esos momentos un palacio con una cúpula que parecìa una corona-que habìa sido deteriorado y estaba inestable-ese lo voltearon?
Era muy chica ,no les puedo explicar si era el palacio de los ex reyes o si el parlamento.

Bovolo dijo...

Ana, según pone la wiki inglesa, antes había en ese lugar un hipópdromo.

La verad que la "Casa Prese Libere" tiene un estilo soviético 100x100.

Un saludo y bienvenida!