miércoles, 2 de abril de 2008

La desaparición de los vikingos de Groenlandia

Los vikingos llegaron a Groenlandia en torno al año 982 de la mano de Erik el Rojo, allí establecieron una colonia que llegó a contar con más de 5,000 habitantes y 600 granjas. Pero a comienzos del siglo XV esta colonia empezó a declinar, la última constancia escrita de ella es de una boda cristiana que se celebró el año 1408 en la iglesia de Hvalsey. Posteriormente el contacto con el resto del mundo vikingo se interrumpiría hasta que en el 1721 una expedición mercantil y religiosa danesa fue enviada a Groenlandia, para comprobar si aún quedaba algún vikingo de aquella primitiva colonia, curiosamente de ser así, su misión consistiría en convertirlos al protestantismo ya que aún seguirían siendo católicos.

Según cuentan las sagas nórdicas, Groenlandia fue descubierta hacia el año 900 por el navegante noruego Gunnbörn Ulfsson, cuando fue desviado de su travesía de Islandia a Noruega hasta Groenlandia, encontrando una tierra inhabitada. Posteriormente otros navegantes vikingos visitarían la isla, pero sería Erik el Rojo el que emprendería su colonización.

El padre Erik el Rojo, Thorvald Asvaldsson se había visto forzado a huir de Noruega a Islandia tras matar a un hombre en el 960. En 982, según cuenta la Saga de Erik el Rojo este siguiendo los pasos de su padre mató a un vecino por una disputa sobre una pala prestada y a un granjero que había asesinado unos esclavos suyos. Por lo cual recibió una pena de destierro de Islandia de tres años. Ante la imposibilidad de volver a Noruega, decidió emprender con su familia camino hacia la nueva tierra aún más al oeste, de la que había oído hablar.

A su llegada se convirtió en el primer europeo en asentarse en Groenlandia, donde pasó tres años totalmente aislado con la única compañía de su familia. Erik el Rojo aprovechó estos años para explorar la costa y reclamar ciertas tierras como suyas. Cuando el destierro llegó a su fin, decidió volver a Islandia a buscar más pobladores para su Groenlandia ("tierra verde") como él la llamó, según afirman las sagas escogió este nombre tan "fértil" con ánimo de atraer al mayor número posible de colonos.

Las sagas afirman que la colonia se estableció en el año 985, cuando Erik el Rojo partió de Islandia hacia Groenlandia con 25 barcos, de lo cuales sólo 14 de ellos llegarían, en total entre unos 350 y 450 colonos. A su llegada descubrieron una tierra inhóspita e inhabitada, pero las promesas de Erik el Rojo no eran del todo falsas, pues la isla contaba con una fina capa de brezo ártico que permitía el alimento de los animales. De esta manera las granjas se extendieron rápidamente y más tarde las iglesias. La colonia llegaría a estar formada por dos asentamientos ambos situados en los fiordos del sur de la isla.

Pese a las condiciones de vida duras, los asentamientos empezaron a ganar vida, llegando a su pico de unos 5,000 colonos. Pero entonces algo fue mal, y todos ellos desparecieron. Por lo que cuando la misión noruego-danesa liderada por Hans Egede llegó en 1721, no encontró ninguno de ellos. Fue una plaga? el hambre? el frío? los enfrentamientos con los esquimales? las duras condiciones de vida?

La vida en Groenlandia era un auténtico desafío incluso en los buenos tiempos de la colonia. Al no haber árboles suficientemente grandes para producir leña. La única madera disponible era la maleza o la que llegaba a las costas a la deriva. Los vikingos se asentaron en fiordos parecidos a los de su tierra natal, que ofrecían temperaturas menos frías. Las casas fueron construidas con estas escasas maderas disponibles, piedra y tierra. Para conseguir el aislamiento térmico necesario algunos muros se hicieron de más de 3 metros de grosor.

Como los veranos eran demasiado cortos para producir cosechas, los colonos tendrían que vivir sin pan ni cerveza. Los animales domésticos traídos de Europa (cabras, ovejas, vacas) eran sobre todo una fuente de productos secundarios como leche o queso, más que de carne. También pescaban y cazaban focas y caribús. Para vestir usaban la lana y algunas pieles de animales, algunas de ellas conseguidas a través del trueque con los esquimales.

Durante dos siglos, los colonos dependieron del frágil comercio con Escandinavia para sobrevivir. A cambio de pieles de zorro, oso y morsa o colmillos de narval obtenían hierro, madera, sal o grano de Europa.

Unos restos arqueológicos en L´Anse aux Meadows (Canadá) in Newfoundland, confirman que los vikingos llegaron incluso adentrarse en el continente americano. Sin embargo el continente ya estaba poblado por lo que parece ser que los enfrentamientos con la población indígena llevaron a su abandono.

En algún momento durante el siglo XIV el clima se volvió más frío, marcando el comienzo de la Pequeña Edad de Hielo (ver post). Con este cambio de clima, los glaciares empezaron a avanzar. Este avance fue reduciendo y erosionando los valiosos terrenos de pasto, lo que provocó que los ganados se vieran reducidos y con ello la producción de carne y productos derivados. Estas condiciones convertían si cabe el comercio con Islandia y el resto de Europa aún en más vital. Pero el enfriamiento había traído consigo también la aparición de más hielo a la deriva en las habituales rutas, por lo que estas tuvieron que modificarse y se hicieron aún más largas y peligrosas ante el riesgo de colisión con los hielos.

Por otro lado la peste había diezmado la población de Noruega e Islandia. Pese a que no se tiene constancia que la peste llegara a Groenlandia, esta se habría visto afectada por la reducción del comercio con Islandia y Noruega, lo cual produjo que los pobladores se vieran privados de su mayor fuente de hierro y herramientas necesarias para el mantenimiento de sus granjas y de sus aún más importantes barcos. Parece ser que la irrupción de marfil africano más barato y fácil de conseguir que el de narval de Groenlandia acabó de agravar la situación, pues hizo aún menos rentable el cada vez más difícil y peligroso comercio con Groenlandia.

Ante estos cambios los colonos intentaron adaptarse y pasaron a basar su alimentación en alimentos provenientes del mar. Como prueba del endurecimiento de las condiciones de vida en la colonia, excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en granjas han estimado que la altura media de los primeros pobladores que llegaron a la isla sería de alrededor de 1,7 m mientras que la de los últimos no llegaría a 1,5m. Estas excavaciones también han demostrado que las situación llegó a ser tan crítica que los colonos en su desesperación se llegaron a comer su propio ganado o incluso los perros de caza.

Con el fin de adaptarse al frío también se produjeron cambios en las casas, dividiéndolas en estancias más pequeñas y fáciles de calentar, a la vez que se intentaba aprovechar el calor de los animales domésticos.

Cuando los vikingos llegaron a Groenlandia tenían toda la isla y sus aguas para ellos, sin embargo, este cambio climático trajo consigo la migración de los Inuit del norte hacia el sur. Parece ser que aunque pudieron haber comerciado con ellos la convivencia pudo no ser demasiado pacífica y ser una de las causas de su desaparición.

Otras teorías sostiene que los vikingos pudieron emigrar al continente, para intentar sobrevivir a las cada vez más duras condiciones, otros sin embargo consideran difícil que fuera así, pues interrumpido el comercio de hierro y madera con el Escandinavia, sería difícil que los barcos se encontraran en buena disposición para una migración tan masiva.

Otros creen que pudieron ser víctimas de ataques piratas, según algunos arqueólogos estos piratas podrían haber sido vascos, alemanes o ingleses. Basan estas teorías en algunas relatos populares intuit que narran historias de barcos extraños que atacaban a los vikingos, y algunos restos arqueológicos de ropas encontrados en algunas granjas, similares a las de algunos países europeos que teóricamente no mantenían contacto con Groenlandia. Sin embargo, la ausencia de restos arqueológicos que prueben ese contacto violento no permite confirmarlas.

Pero tal vez su desaparición no fue debida a misteriosas razones sino que fue simplemente debida a su incapacidad de adaptación a su entorno y su obstinación por llevar un modo de vida demasiado similar al que estaban acostumbrados en sus tierras de origen. Cuando llegó el mal tiempo siguieron demasiado aferrados a sus granjas y no adoptaron ni las herramientas de pesca (arpones, anzuelos) ni el atuendo de los intuit, mucho más adecuadas para el entorno. Por otro lado la peste en Islandia dejó muchas tierras inhabitadas, lo cual pudo hacer que más de uno emprendiera la vuelta a la tierra de sus antepasados.

PS: Recientemente han sido "Entontradas las ruinas vikingas más al norte de Groenlandia"

* foto 1: Erik el Rojo del Arngrímur Jónsson´s Gronlandia
* foto 2: Recreación del poblado vikingo en L'Anse-aux-Meadows descubierto en 1960
* foto 3: Foto de la Iglesia Vikinga en Hvalsey, foto de jmunksgaard , ver foto original

posts relacionados:
- Pequeña Edad de Hielo, el segundo cambio climático medieval

+info:
- The Fate of Greenland's Vikings in Archaeology.com
- Leif Ericson 970-1020 in Scandinavica.com
- Vanished Vikings - Erik the Red's Greenland colonies
- The End of the Vikings in Greenland by Scott A. Mandia
- Article Erik the Red, Norse Settlment in en.wikipedia.org

8 comentarios:

Ana dijo...

Gracias por enseñarme tanto, un beso

Bovolo dijo...

Grazie mille, Ana!

Besos!

darkglam dijo...

Buen artículo. El antropologo Jared Diamond trata este tema en su muy recomendable libro Colapso que seguro que conoceras.

Un saludo.

Bovolo dijo...

Muchas gracias darkglam por tu comentario y por tu recomendación.

Me intentaré informar sobre el libro que apuntas. Realmente debió ser un colapso angustiante el de estos pobres vikingos.... apurados por el frío y sin comida.

saludos y gracias por leerme.

Paco dijo...

Este blog es un excelente esfuerzo, te felicito. Te seguiré diario a través de mi RSS.

Saludos desde SLP, México.

Bovolo dijo...

Muchísimas gracias por tu felicitación.

Será un placer verte por aquí!

HansHelm dijo...

Curioso, la colonia vikinga de Groenlandia es una de esas cosas que se sabe que se fundan pero luego nunca se para uno a pensar en qué pasa luego. Me ha parecido interesante, supongo que como tantas veces pasa el motivo de la desaparición de la colonia fue una mezcla de tantas causas, a lo mejor no murieron todos dramáticamente sino que esto se mezcló con un retorno a otras tierras cuando las cosas se pusieron feas.

Bovolo dijo...

A mí es que estas desapariciones misteriosas me encantan.

También me fascina pensar como pudieron sentirse allí abandonados a su suerte en un entorno cada vez peor. Una existencia tan frágil.

A no ser que emigraran al continente.

Saludos, Mr. Hans!