miércoles, 21 de enero de 2009

Las grúas gigantes de Belfast

Samson y Goliath, con sus 106 y 96 metros de altura respectivamente, siguen dominando el “skyline” de Belfast. Su poderío es sólo un reflejo de otros tiempos, en los que el astillero Harland & Wolff, famoso por haber construido el Titanic, llegó a dar trabajo a más de 35.000 personas y las dos grúas, capaces de cargar hasta 840 toneladas, les ayudaban a construir grandes barcos.

La construcción comercial de barcos ha formado parte de la actividad económica de Belfast desde la llegada a la ciudad del escocés William Ritchie en 1791 que trajo consigo su negocio desde Ayrshire. En aquel entonces el puerto de la ciudad era poco adecuado para la construcción de grandes barcos debido a la peligrosidad de sus canales de escasa profundidad. Sería la llegada de otro forastero, en este caso el inglés Edward Harland el que contribuiría de manera decidida a la superación de todas estas limitaciones.

Harland había empezado su carrera como ingeniero aprendiz trabajando en una fábrica en Newcastle. Fue allí donde conocería, gracias a tu tío Thomas Harland, a Gustav Schwabe, un financiero de Hamburgo. Thomas animó a su sobrino a mudarse a Belfast para trabajar en el astillero de Robert Hickson. A su llegada en 1854 con sólo 23 años de edad fue nombrado jefe del astillero situado en la isla de Queen. Preocupado por la calidad y la disciplina lo primero que hizo fue mejorar la destreza de sus trabajadores, recortar su sueldo y prohibir fumar durante las horas trabajo. Como es de suponer, los trabajadores no recibieron con excesivo entusiasmo estas medidas lo que provocó alguna huelga. En esa época era habitual verle con una tiza y una regla marcando defectos en los barcos.

Aunque contento con su puesto, el joven y ambicioso Harland estaba impaciente por abrir su propio astillero. Consciente de ello y debido a su mala situación económica, su jefe, Robert Hickson, le vendió el suyo por 5,000 libras. Nació así la Edward James Harland and Co el 1 de Noviembre de 1858, que en 1861 se convertiría en Harland and Wolff (H&W), al pasar a formar parte del proyecto Gustav Wilhelm Wolff, sobrino del financiero Gustav Schwabe, que había trabajado de secretario personal para el anterior propietario. La vocación comercial de Wolff encajaba perfectamente con el talento técnico de Harland.

Wolff había nacido en Hamburgo pero había vivido desde los 14 años en el Reino Unido. Su tío Gustav había invertido en la naviera Bibby Line, y los tres primeros barcos del recién constituido astillero fueron para esta compañía. A parte de los contactos que ambos socios contaban, las innovaciones tecnológicas que Harland incorporaba en los barcos fueron el secreto del éxito de la compañía. Como muestra de su prestigio, los barcos construidos por el astillero eran los que conseguían los mejores precios en el mercado de segunda mano, o incluso cuando eran vendidos como chatarra debido a la robustez y calidad de sus materiales.

A principios del 1900 H&W daba trabajo a miles de hombres, uno de cada diez trabajadores de Belfast lo hacía en los astilleros , y muchos más lo hacían en las industrias auxiliares que habían surgido en torno a él. Belfast se encontraba inmersa en un boom económico y podía presumir de contar no sólo con el mayor astillero del mundo, el H&W ocupaba más de un kilómetro cuadrado, sino también de las mayores fábricas de hilado, fabricación de cuerdas o tabaco.

Durante los días de trabajo el astillero era un inmenso hervidero de operarios, había soldadores, chapistas, instaladores, fontaneros, pintores, carpinteros,… Lamentablemente era una época en la que seguridad en el trabajo no era una de las máximas prioridades y los accidentes eran frecuentes, ya fueran caídas, electrocuciones, quemaduras, intoxicación por amianto. Eran especialmente habituales las irritaciones oculares por haber pasado demasiado tiempo soldando.

En la década del 1910 fue cuando el astillero construyó el más famoso de sus barcos, el Titanic, y sus hermanos RMS Olympic y HMHS Britannic. Para la construcción de estos gigantes fue necesaria la construcción dos grúas gemelas inmensas y un “slipway” especial.

Las dos guerras mundiales coincidieron con periodos de mucha actividad en el astillero. En 1936 la compañía creó una subsidiaria dedicada a la fabricación de aviones. Durante la Segunda Guerra Mundial construyó 6 portaviones, 6 cruceros y otros 131 barcos, además de reparar muchos otros. También se dedicó a fabricar depósitos de combustible y componentes de artillería. Fue en este período cuando el número de personas que empleaba el astillero llegó a su pico, 35.000 personas. La guerra también golpeó de cerca astillero, un bombardeo en mayo de 1941 por la Luftwaffe destruyó la fábrica de aviones y causó importantes daños en el astillero.

A finales de los 50 el tráfico aéreo de personas empezó a eclipsar el marítimo, los aviones hicieron que la demanda de transatlánticos empezara a decaer, el último que construyó H&W fue el Camberra en 1960. Este cambio de tendencia unido a la competencia de los astilleros de Japón empezó a causar problemas a la industria naval británica y marcó el declive definitivo del gigante de Belfast. En 1893 los británicos habían llegado a copar el 81.7% del mercado de barcos mundial, en 1950 su cuota había bajado, pero aún era de un más que considerable 40%, en el futuro aún tendría que bajar más, hasta el 6% en los 70.

A mediados de los 60 el gobierno del Reino Unido, consciente de la situación, empezó a avanzar créditos y subsidios a los astilleros británicos para intentar mantener los puestos de trabajo. H&W utilizó parte de ese dinero para modernizar sus instalaciones y adaptarse a la construcción de barcos de mercancías mayores. Fue en esta época cuando se construyeron las dos grúas gigantes. La empresa de ingeniera alemana Krupp fue la encargada de su construcción. Las dos grúas recibieron el nombre de dos personajes bíblicos acordes a su potencia, Goliath y Samson.

La primera, Goliath fue acabada en 1969 y Samson en 1974. La construcción de las grúas proporcionó un respiro a la región que estaba pasando un mal momento no sólo por las dificultades económicas del sector, sino también por el conflicto entre unionistas y republicanos, The Troubles, que estaba en uno de sus puntos álgidos.

El conflicto no hacía más que hacer aún más necesarias las ayudas para el astillero, pues el gobierno pretendía evitar que una multitud de parados vagara por las calles en medio de una situación política y social tan tensa. La mayoría de los trabajadores de la compañía eran protestantes, el astillero está situado en una zona protestante de Belfast. Algunos creyeron ver en este hecho una prueba más del dominio unionista sobre el Ulster.

Las grúas resultan impresionantes no sólo por sus dimensiones, cada una de las grúas tiene una envergadura de 140 metros, sino por sus prestaciones, cada grúa es capaz de levantar cargas de hasta 840 toneladas a una altura de 70 metros. Si se combinan ambas pueden levantar hasta 1.600 toneladas, una de las mayores capacidades del mundo. Antes de ser entregadas se probaron con cargas de hasta 1.000 toneladas, lo cual dobló el caballete hacía abajo unos 30 centímetros. El dique seco a los pies de las grúas, anterior a ellas, también es uno de los más grandes del mundo, mide 556m x 93m.

Ni la construcción de las grúas ni los esfuerzos del gobierno británico a través de subsidios y préstamos salvarían la situación. Finalmente no quedó otra solución que nacionalizar la compañía que pasó a formar parte de los astilleros públicos británicos en 1977. En 1989 volvió a manos privadas de la mano del magnate noruego Fred Olsen y decidió dar un giro a su actividad dedicándose a la construcción de grandes petroleros y cargueros, y construcción de las plataformas petrolíferas. Durante esta época la compañía pujó por la construcción del Queen Mary 2, la no consecución de ese contrato supuso el último mazazo a la compañía y su plantilla, de entonces ya sólo 3.000 trabajadores, que lo consideraba como la última salvación posible.

Finalmente ante la presión de la competencia la dirección decidió definitivamente dejar de estar centrada en la construcción de barcos y dedicarse más al diseño e ingeniería de estructuras, la reparación y renovación de barcos y construcciones mar adentro relacionadas con el transporte y extracción de gas y petróleo. La empresa también participó en la construcción de varios puentes metálicos en Irlanda. Su último barco construido, hasta la fecha, fue el Anvil Point, un ferry Ro-Ro para el ministerio de defensa británico que se botó en 2003. Aunque a corto plazo no se prevé ningún otro proyecto de construcción de barcos, la compañía no da por cerrada del todo dicha posibilidad.

En la actualidad la empresa continúa con su esfuerzo de diversificación y ha hecho su entrada en el sector de las energías renovables relacionadas con el mar, participando en la fabricación de aerogeneradores mar adentro o la generación de energía aprovechando la fuerza de las mareas. Goliath volvió a ponerse en funcionamiento en el 2007, tras un período de más de 4 años en los que no se había necesitado su capacidad de carga. Y junto a su hermano gemelo Samson siguen dominado el “skyline” de Belfast, ambas grúas fueron declaradas Monumento Histórico de Irlanda del Norte en 2003.

Por lo que respecta a la zona, existe un proyecto urbanístico para reconvertir una gran parte del área que ocupaba el astillero en un parque tecnológico y de industrias ligeras, el Titanic Quarter. Este nuevo distrito también contará con un parque temático sobre el Titanic, que se espera que atraiga a 400.000 turistas al año. Por su parte Harland & Wolff ha incrementado su plantilla en los últimos años hasta unos 500 trabajadores, cifra que aún queda muy lejos de aquellos 35.000 de los años 50.

PS: Si os ha interesado el artículo, os recomiendo que veáis el espectacular vídeo de la BBC sobre las dos grúas, en el que se pueden ver funcionando mientras ensamblan un aerogenerador.

*foto 1: Una de las grúas,
foto original Donna Marijne
*foto 2: Trabajadores de H&W saliendo del trabajo, al fondo puede verse el Titanic,
foto original in Titanic Times
*foto 3: Cabina de control,
foto original Donna Marijne
*foto 4: Construcción del Anval Point el barco 1742 del astillero y de momento el último, foto original Paul Fryer, en el Nomadic Preservation Society Forum
*foto 5: Transportando las palas de una aerogenerador, foto original Donna Marijne
*foto 6: Desguazando un barco,
foto original y unas cuantas más de The Guardian


posts relacionados:
- El Arsenal de Venecia, la primera fábrica de la historia
- Emma Maersk, el gigante de los mares
- Crespi d’Adda, la joya del paternalismo industrial

+info:
- The Yard in Legacies BBC
- Sambon and Goliath (cranes) in en.wikipedia.org
- Harland and Wolff in en.wikipedia.org
- Belfast´s Titanic Heritage (PDF) produced by Tourism of Belfast
- Shipbuilding in Belfast in Belfast-Titanic.com
- harland and wolff Official Homepage

19 comentarios:

Jeshua_Morbus dijo...

Insistencia hay que reconocerles a los sucesivos responsables de esos astilleros.

Lástima que hablar de las crisis que pasaron los irlandeses de la zona me esté recordando la actual ^_^UUU. Por suerte, al final dejas esa nota de esperanza de esa gente que no parece desear rendirse ^_^

Cuanto menos, curioso artículo.

Golias dijo...

Me recuerda a la del astillero Astano, en Fene, del otro lado de la ría. Allí la grúa era más pequeña ("sólo" 87 metros de altura y 800 tm de carga).

Hay algunas fotos y enlaces interesantes en http://astanofene.blogspot.com.

Es notable como la industria acaba dejando auténticos monumentos que, más allá de su utilidad productiva, acaban atrayendo público y se consideran como patrimonio a proteger. Hace poco me encontré en la Wikipedia con otra instalación industrial muy notable: las torres de perdigones, o shot towers. Si no las conoces, échales un vistazo. Son una curiosidad.

Bovolo dijo...

Sí, Jeshua, la situación sin duda recuerda un poco la que estamos viviendo aquí. Pero es especialmente parecida a otros de cierre de astilleros y otras industrias pesadas aquí en España.

Golias, muy interesante y parecida la grúa de Astano, no la conocía, muy buen blog, lo tengo que mirar con más detenimiento.

Lo de las torres que comentas, me ha parecido muy muy interesante, seguro que escribo un post sobre el tema.... Muchisimas gracias!!!

Jesus dijo...

No se como andarán de dimensiones, pero en Puerto Real hay una prácticamente igual y la verdad es impresionante verla.

Bovolo dijo...

Jesus,

No he encontrado datos, ni fotos, de esa grúa que también debe ser impresionante.

Aunque veo que hay una factoría de Airbus en Puerto Real (me sonaba) supongo que la usan en el puerto, no?

La verdad que me ha sorprendido las grúas de este tipo que hay. Había leído de una en Suecia, que al final se la llevaron los coreanos de Daewoo (o Hyunday), pero veo que hay bastantes más.

Un saludo!

Golias dijo...

La factoría de Puerto Real forma parte de Navantia (la antigua Bazán), como el astillero de Ferrol y el de Cartagena. Astano mismo ha sido absorbido dentro de Navantia desde hace poco (pero en Ferrol seguimos hablando de Bazán y Astano, claro).

Tienes una foto desde la cima de la grúa en http://www.lavozdigital.es/cadiz/prensa/noticias/200804/19/fotos/017D5JE-TEJ-P1_1.jpg, y una de la grúa misma en http://www.diariobahiadecadiz.com/imagenes/navantiapuertorealnueva.jpg.

Curiosamente Bazán Ferrol no tiene grúas de este tipo. Es decir, de gran tamaño; grúas pórtico más pequeñas sí que las hay.

Es que Ferrol es mi pueblo; pero Cádiz es el de parte de mi familia, y he pasado por allí algunas veces.

Bovolo dijo...

Muchas gracias Golias, por la info y los links a las fotos.

Las grúas de Navantia, además de venir también a pares, son bastante parecidas a las de H&W, así que me las apunto como visita que me pillan más cerca ;-)

Espero que Navantia tenga más suerte que H&W. Al contrario que el drama de la empresa de Belfast (que para mí era una historia desconocida, que descubrí tras "rascar" un poco detrás de la historia de la grúas), las dificultades y crisis de los astilleros españoles, me es un tema mucho más cercano y conocido, que lamentablemente ha sido habitual de los telediarios :-(

Saludos y muchas gracias, otra vez!

guillermo dijo...

Interesante artículo (como todos) Enhorabuena.
En la segunda foto del post, el barco en construcción que se ve detrás es el Titanic.
Un saludo.

Bovolo dijo...

Hola Guillermo,

Felicidades también a ti por la aldea.

Sí, llevas razón, de hecho lo pone el pie de foto, pero como lo puse al final :-(... no es la primera vez que la gente no los ve.

Bueno, por eso ahora los he subido al pie, lo que pasa que si no pones la foto centrada es un poquito complicado en blogger.

Bienvenido!

Jesus dijo...

La información de Golias; es correcta; aunque no he podido ver las fotos; el segundo link no me funaciona.

Te adjunto un link a un foto que se aprecian a la perfeccion las 2 gruas http://www.flickr.com/photos/jfgcadiz/1216517005/sizes/o/

Efectivamente hay auna factoría de Airbus en Puerto Real, la antigua CASA, pero aunque fabrican los timones de cola de los 380; no creo que lleguen a utilizar similares "cacharros".

Un saludo

Bovolo dijo...

Gracias Jesús por el link a la foto, es muy buena.

Son muy parecidas a las de Belfast, incluso las cabinas del "gruista" (que es una de las cosas que más me llamó la atención por su tamaño respecto al monstruo que es la grua) se parecen.

Un saludo!

rodericus2009 dijo...

Me recuerdan a la grua-puente de la antigua factoria de ASTANO en la ria de Ferról.Aunque supongo que las dimensiones de la grua ferrolana debén de estár por detrás de las de sus "primas" irlandesas, el perfíl de la maquina era bastante visible desde toda la ria cuando estuve por allí a comienzos de los ochenta.
Curiosamente, los astilleros ferrolanos han seguido un camino similár, especializandose en plataformas petroleras y en buques de aplicaciones técnicas.
La competencia asiática, primero de Japón y después de Corea ha sido letál para la industria navál europea.

Bovolo dijo...

Llevas razón Rodericus. Golias en su día ya lo comentó. Aunque como el decía las gallegas son "sólo" de 87 metros ;-).

Te recomiendo que mires El Pórtico de ASTANO. Hay unas cuantas imágenes en las que se ven las gruas.

Feliz año, rodericus... 2010? ;-)

irma_la_dulce dijo...

una joyita:
http://picasaweb.google.com/ferrolblog/AstanoAhoraNavantia?feat=email#

irma_la_dulce dijo...

Me dijo mi madre que la grúa de Astano la construyó una ingeniera, que andaba subida a la grúa, debía llamar la atención ver a una mujer trabajando en nicho de hombres...

http://www.fotolog.com/irma_la_dulce/28759384

Bovolo dijo...

Muchas gracias, Irma, por las fotos.

Realmente interesante. Toda una joya! Me han gustado mucho. Con el encanto del blanco y negro.

Desde luego que debió llamar la atención, si fue una ingeniera la responsable de la construcción de la grúa.

Un saludo y ¡bienvenida!

Anónimo dijo...

Creo que la grua de ASTANO tiene 145 mts de luz, bastante mayor que la de Belfast. La femina que participo en la fabricacion de la grua era la esposa del ingeniero sueco responsable de la puesta en marcha de los equipos electricos de la grua y se empleo como "gruera" durante las pruebas por facilidad de idioma.

Bovolo dijo...

Golias, ya había comentado sobre esas grúas.

De luz, son bastante similares. 140 metros, las irlandesas, y 145, la gallega.

Aunque en cuanto a la altura, según el "El Pórtico de ASTANO", la del Ferrol son 87 metros y las de la H&W son de 106 y 96, sin desmerecer a la de Astano ;-)

Interesante la historia de la "gruera" sueca.

Un saludo y bienvenido!

Victor dijo...

Las gruas las fabrico la Mega empresa alemana KRUP que de hecho fabrico material belico como tanques de guerra al regimen Nazi alla para la segunda guerra mundial.