lunes, 22 de junio de 2009

El hombre que dejó de ser Phineas Gage

El 13 de setiembre de 1848, un terrible accidente ocurrió en las obras del ferrocarril en las afueras de Cavendish, Vermont. Tras una explosión accidental, una barra de hierro salió disparada y atravesó el cráneo de uno de los trabajadores. Todo se temían lo peor, pero no fue así, es más, a los pocos minutos el joven trabajador había recuperado la consciencia y el habla. Aparentemente, todo un milagro, sólo el tiempo permitiría comprobar las sorprendentes secuelas.

La calavera y el “hierro” de Phineas. Foto original NeuroPhilosophy

Phineas Gage trabajaba en la construcción del Ferrocarril Rutland & Burlington. Phineas y su cuadrilla se encargaban de abrir un paso en un tramo rocoso del trayecto del futuro ferrocarril mediante el uso de explosivos. Como cualquier otro día, era Phineas quién decidía donde perforar los agujeros en la roca, y cuanta pólvora poner en cada uno de ellos. Primero colocaba la pólvora, el detonador y, finalmente, la arena. Después compactaba la mezcla con una barra de metal.

Sin embargo, ese 13 de setiembre Phineas se distrajo y olvidó colocar la arena antes de introducir la barra. Sin la tierra, la barra chocó con la piedra y causó una chispa que hizo que la pólvora explotara. Eran las 4.30 de la tarde, cuando la barra de metal salió disparada y atravesó la cabeza del joven capataz, sólo tenía 25 años. La barra, de un metro de largo y más de tres centímetros de diámetro, entró por su mejilla izquierda y salió por la parte superior del cráneo. Fue tal la potencia con la que salió despedida la barra, que aún pesando 6 kilos, acabó “aterrizando” a unos 30 metros de distancia.

Todos se temieron lo peor, pero Phineas no murió. Aunque es muy probable que permaneciera inconsciente por un período corto de tiempo, a los pocos minutos caminaba sin problema ni necesidad de ayuda, y tomó cómodamente asiento en un carro de bueyes en el que sus compañeros lo llevaron a la ciudad más próxima para recibir atención médica.

Aunque no fue el primero en llegar, el Doctor John Martin Harlow se hizo cargo del caso. En su primer reconocimiento, Harlow, pese a ser un hombre acostumbrado a la cirugía militar, describe la estampa como “tremenda”, la cama en la que Phineas estaba estirado y el propio Phineas estaban empapados en sangre a causa de la profunda hemorragia. Sin embargo, Harlow afirmó que el paciente soportaba sus dolores con una firmeza heroica, además, parecía totalmente consciente.

La actuación de Harlow salvó la vida de Phineas. Harlow consiguió detener la hemorragia y se las arregló para que la infección no se extendiera. Pero a pesar de los cuidados que le proporcionó a Gage, la recuperación de este fue larga y difícil. Una infección posterior casi le deja semi-comatoso.

La noticia del accidente en el ejemplar del Boston Post del 21 de setiembre de 1848

El Doctor Harlow describe progreso de la recuperación de Gage: El 7 de octubre volvió a caminar. El 20, describía su comportamiento como “muy infantil”, aunque con las “pasiones animales de un hombre fuerte”. Después del accidente raramente hablaba a no ser que alguien le preguntara, y solía responder con monosílabos. A mediados de noviembre, Gage empezó a sentirse mucho mejor y decía no sentir dolor en su cabeza. Al mismo tiempo, Gage empezó a mostrar un deseo muy fuerte de volver con su familia y empezó a resultar “difícil de controlar por su amigos”. Harlow estaba convencido de que si se le podía controlar, Gage podría recuperarse.

Aparte de la pérdida de visión en su ojo izquierdo y una ligera desfiguración y parálisis en su cara, la recuperación física de Gage en abril del 1849 parece ser completa. Sin embargo, Gage fue incapaz de recuperar su puesto de encargado. Según Harlow, Gage había cambiado. Antes del accidente era una persona trabajadora, responsable, estimada y valorada, tanto por sus subordinados como por sus jefes, que lo consideraban “el capataz más eficiente y capaz”. Pero esos mismos jefes, después de su accidente “consideraron su cambio de carácter tan marcado que no le volvieron a dar su puesto”.

En 1868, 20 años después del accidente, Harlow describiría con más detalle los cambios psicológicos experimentados por Gage y que, según él, le habían impedido, entre otras cosas, recuperar su antiguo empleo de capataz. Según Harlow “el equilibro entre sus facultades intelectuales y sus instintos animales, parecía haber sido destruido”. Gage se volvió inconstante, irreverente, blasfemo e impaciente. A veces era obstinado cuando le llevaban la contraria y solía mostrarse caprichoso. No paraba de idear planes futuros que “abandonaba al poco de idearlos”.

La madre de Gage dijo a Harlow que Gage solía entretener a sus sobrinos y sobrinas con multitud de historias fantásticas sobre sus aventuras, aventuras todas ellas imaginadas. Gage desarrolló un afecto especial hacia los animales y los niños, sólo superado por su apego a “su” barra de hierro, a la que se refería como “mi hierro” y que se convirtió en su compañera inseparable durante el resto de su vida. Por último, Harlow insiste en que Gage era muy bueno a la hora de “encontrar siempre algo que no le convenía”. Todo esto a pesar de que antes del accidente, volvía a remarcar, era una persona responsable y equilibrada.

Varios diagramas contenidos en el “Passage of an Iron Bar through the Head” Dr. Harlow

Tan radical fue su cambio que sus amigos y conocidos le llamaban “no longer Gage” (ya no es/dejo de ser, Gage). Phineas ya no era la misma persona y era mucho más agresivo. Se dice que después del accidente fue incapaz de mantener un trabajo por mucho tiempo, ya que los abandonaba o le acababan echando por sus continuas riñas con sus compañeros.

Ante la imposibilidad de volver a su antiguo trabajo, Gage, su herida y su barra de hierro se convirtieron en una atracción en el Museo Americano de P. T. Barnum en Nueva York, con el que iría de gira por las ciudades más importantes de Nueva Inglaterra. Más tarde, Gage encontraría trabajo en una cuadra de caballos en New Hampshire, para más tarde marchar a Valparaíso, en Chile, y convertirse en conductor de diligencias.

Durante su estancia en Chile, su salud empezó a recaer y en 1859 decidió volver a San Francisco con su familia. Gage necesitó varios meses para recuperarse del largo viaje de vuelta, que unido a la enfermedad lo había dejado extremadamente débil. Una vez recuperado, Gage trabajó en una granja en Santa Clara. Pero tan sólo unos meses después, en febrero de 1860, empezó a tener la primera de una serie de violentas convulsiones, “incuestionablemente epilépticas”. Los ataques fueron gradualmente creciendo en intensidad y el 18 de mayo Gage decidió volver a casa de su madre, donde sufriría otras cuantas series.

El día 21 de mayo de 1860, los ataques pudieron con él y Gage murió. El Doctor Harlow no se enteraría de su muerte hasta 1866. Fue entonces cuando empezó a cartearse con su familia. A petición suya, el cuerpo de Gage fue exhumado para coger su calavera y “su” hierro (no está del todo claro si fue enterrado con él o no). Después de estudiar cuidadosamente tanto la calavera de Gage como la barra de hierro, Harlow las depositó en el Museo Warren de la Facultad de medicina de la Universidad de Harvard, donde hoy aún permanecen.

Phineas Gage según varios autores, el más exacto el D. Crítica de ellos aquí

Contra todo pronóstico, Gage había sobrevivido durante 11 años y medio, pero ¿cómo había podido sobrevivir a la herida y sobrevivir todo este tiempo? Harlow aducía cuatro factores: Una capacidad de resistencia y una voluntad difícilmente igualables. La forma de la barra de hierro, que no produjo una conmoción cerebral duradera. La abertura creada por la entrada de la barra de hierro que permitió drenar la infección. Y por último, según Harlow, que la parte del cerebro que atravesó la barra era la más adecuada para soportar una herida así.

Con los conocimientos actuales, es cierto que una herida en el cerebro es muy a menudo fatal, también es cierto que la barra al tener una forma puntiaguda podría haber reducido los daños. Además, parece ser que todos los vasos sanguíneos importantes se salvaron. Sin embargo, la cantidad de tejido del cerebro destruida debió de ser considerable, no sólo por el trauma inicial, sino por la infección posterior.

Según los últimos estudios, parece ser que los daños se limitaron al lóbulo frontal izquierdo del cerebro, aunque otros expertos han barajado la posibilidad que afectara a ambos. Tampoco están claros para todos los efectos que tuvo la herida en el carácter de Phineas, ya que el informe más detallado de estos cambios realizado por Harlow es 20 años posterior al incidente. Además, es muy probable que lo basara en testimonios indirectos, como por ejemplo el de la madre de Phineas, o peor aún, testimonios recogidos por esta.

La incertidumbre sobres las fuentes de Harlow en las que basa los cambios de carácter que describió, combinado con el hecho de que esperara esos 20 años entre su primer informe y el segundo, constituyen uno de los enigmas del caso. En cualquier caso, todos los investigadores modernos admiten que Gage sufrió algún tipo de cambio en su carácter, aunque lejos de los cambios que describen algunos autores que dan versiones infundadas y contradictorias.

Reconstrucción del accidente. Department of Neurology, University of Iowa

Hay muchas malinterpretaciones y manipulaciones sobre la historia, muchas de ellas interesadas con el propósito de reforzar teorías particulares. Según Malcolm Macmillan, un investigador moderno, profesor de la Universidad de Melbourne, que ha estudiado el caso y que es muy crítico con el tratamiento que se ha hecho de él, una de las mayores malinterpretaciones sería el hecho de que Gage fue incapaz de mantener un trabajo mucho tiempo, y que sirve de base para la imagen popular de Phineas Gage como una rareza de circo que vagó sin rumbo ni dirección y sin capacidad ni interés por trabajar.

Es cierto que Harlow afirmó que a Gage le fue difícil mantener un empleo, pero según Macmillan, sólo se refería al período final de su vida, el de los ataques epilépticos. Según este investigador, tampoco estarían fundadas las versiones que lo describen como un alcohólico o un fanfarrón. En cualquier caso, la estancia de Gage en el museo de Barnum o en circos similares no habría pasado del año.

Recientemente, ha salido a la luz nueva información sobre la estancia y el comportamiento de Gage en Chile. Considerando su posible rutina como conductor de diligencias: encargarse de los caballos, trato con los pasajeros, venta de pasajes, conducción,… Es posible que el Gage
mal adaptado descrito por Harlow se limitara a sólo unos años después del accidente. Después de esos primeros años, Phineas habría ido ganando funcionalidad y habilidades sociales. Según el propio Macmillan, de ser cierto, esto indicaría que la rehabilitación y la recuperación son posibles, incluso en los casos más difíciles y largos.

En el siglo XIX, en plena controversia sobre si era cierto que las funciones mentales estaban localizadas en zonas específicas del cerebro, ambos bandos de la discusión citaron el caso de Gage en su favor, adaptando conveniente la historia a sus teorías. Los partidarios de la frenología también utilizaron a Gage argumentando que sus cambios de carácter provenían de la destrucción de su “órgano de la veneración” y/o del adyacente “órgano de la benevolencia”.

Según Macmillan, tiene que ser recordado por el primer caso del que se tiene constancia en el que un daño cerebral causó una alteración en la personalidad. También merece la pena no olvidar su historia porque es una muestra inmejorable de cómo convertir unos pocos hechos contrastados en un mito popular y, lo que es peor aún, en un mito científico.

Actualización (1-Ago-2009): Casualidades de la vida, al poco de publicar esta entrada, apareció la noticia sobre el soprendente hallazgo de un daguerrotipo con la imagen de Phineas Gage, seguir leyendo La cara del hombre que dejó de ser Phineas Gage

posts relacionados:
- Little Albert, el niño cobaya
- Bouba kiki, el nombre de las cosas
- El enigma de Kaspar Hauser

+info:
- Phineas Gage – Unravelling the myth (PDF) in ThePsychologist
- Phineas Gage’s Story in Deakin University
- Phineas Gage en es.wikipedia.org y en.wikipedia.org

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Pobre hombre este Phineas,aunque dada la envergadura de su accidente y la epoca en que le ocurrio,echo mucha suerte.Hoy en dia la practica de barrenar en esencia es la misma que en el siglo XIX,eso si,los materiales explosivos pese a ser muy estables y a que las medidas de seguridad son estrictas,sigue siendo un oficio peligroso.Gracias y un abrazo Bovolo.Pumuky

Vida Dospuntocero dijo...

Una historia excelente e interesante. Me recuerda a la de Kasper Hauser, no en la forma pero si en el tipo de historia. Llevo un tiempo leyendo el blog y me parece interesantisimo, tanto que en el mio publiqué hace poco una historia como las que sueles publicar, y creo que repetiré. Gracias por mantenernos informados.

http://vida2punto0.blogspot.com/2009/06/centralia-la-caldera-del-infierno.html

Bovolo dijo...

Pumuky, sí la verdad que tuvo mucho suerte, o incluso algo más.

Yo cuando vi la longitud de la barra, en la primera imagen, aún me quede más impresionado.

Gracias por la aclaración del oficio, aunque no me has convencido, de momento seguiré con lo mío. ;-)

Un abrazo para ti, Gran Pumuky!!!

Bovolo dijo...

Hola Vida Dospuntocero,

Gracias por los cumplidos, yo también encontré similitudes con la de Kaspar Hauser, tal vez por ese vagar por la vida, un tanto errante, de ambos personajes.

La historia de la Caldera, la leí en su día. Descubrí tu blog cero que a raíz de un comentario tuyo ;-). Por cierto, una gran historia, esperamos la siguiente.

Aunque tu blog tiene tintes más personales que este, me resulta interesante. Supongo que por la complicidad que despiertan en mí algunos de tus pensamientos.

Un saludo majete!

padawan dijo...

Yo leí la historia hace tiempo, creo que en uno de los libros Guiness. No sé si era un record, pero desde luego, algo como lo que le ocurrió a este hombre no se ve todos los días. Muy interesante la historia de su vida después del accidente

SUSO dijo...

De nuevo, una gran entrada Bovolo. Y van...

Fíjate lo que son las cosas: me encontré con su historia hace tres o cuatro meses. Como tenía varias cosas entre manos, la fui dejando, dejando... Hace un par de semanas decidí que había llegado su momento, y ya la tenía medio currada cuando pasó lo siguiente...

El capítulo de preestreno de la nueva temporada de Medium que emitió AXN el lunes pasado, empezaba contando la historia del señor Cage. A su manera, eso sí, con un componente paranormal que, desde luego, no tiene ningún sentido fuera de la serie.

Consecuencias: tras maldecir mi mala suerte y las horas perdidas, abandoné la entrada a la mitad. Pero ahora me alegro, porque los lectores comunes que tenemos habrían comparado nuestros post, y no habría salido bien parado, so asqueroso!! ;D

Un abrazo!!

Fran dijo...

Gran historia, y un título muy sugerente.

Había leído algo acerca de este hombre hace muchos años, en alguna publicación que utilizaba su historia como argumento a favor de la ubicación de ciertas funciones en ciertas zonas del cerebro. Sin embargo tu artículo me parece mucho más imparcial.

Me gusta. Cuando sea mayor quiero escribir como tú.

Bovolo dijo...

Suso, siento haberte chafado el plan... Y estoy convencido que tu post hubiera sido más que bueno.

Padawan, sí la verdad, que lo de este hombre no ocurre todos los días, porque si la barra fuera cortita.... pero con lo larga que era, parece casi increíble, que entrara y saliera "limpia".

Pobre, Phineas, debió ser un mal trago, buff.

Muchas gracias, Fran, por los cumplidos. Hacemos lo que podemos, intentando escribir siempre un poquito mejor ;-)

Respecto a la imparcialidad, siempre intentamos reflejar los diferentes puntos de vista. A veces, resulta sorprendente la cantidad de versiones que hay sobre un mismo hecho, incluso de eventos relativamente recientes y que deberían estar bien documentados.

Un saludo, majetes!

J3SU2 dijo...

Muy buena historia. Enhorabuena

Anónimo dijo...

Enzo David
Han encontrado una foto Phineas, una pareja la tenia y pensaban que era un pescador ballenero... Diooooos, cuantas cosas poseemos a veces y las ignoramos.
he aqui el link.
http://fogonazos.blogspot.com/2009/07/con-ustedes-el-misterioso-phineas-gage.html

Bovolo dijo...

Muchas gracias por la info, Enzo David!

Ver la cara de Phineas, después de haber escrito sobre él, ha resultado un poco sobrecogedor.

Ha sido como ponerle cara al drama de su vida.

Saludos y bienvenido!

Anónimo dijo...

Una foto de Phineas Cage descubierta muy recientemente:

http://fogonazos.blogspot.com/2009/07/con-ustedes-el-misterioso-phineas-gage.html

Bovolo dijo...

Esta madrugada, Enzo David ya puso el link en un comment.

Gran blog fogonazos!

Muchas gracias, de todas maneras!

Tripiyon dijo...

Muy interesante. Más si tenemos en cuenta cuando ocurrió. Si hoy en día ya es complicado sacar adelante un caso así, no quiero pensar en aquella época con los medios que había.

Un saludo

Bovolo dijo...

Tripiyon, bienvenido!

Sí, creo que Gage tuvo buena suerte dentro de su mala suerte. No morir al momento creo que ya fue casi un milagro. Y superar el accidente y sobrevivir todo ese tiempo... ya pues...

Un saludo!