martes, 13 de abril de 2010

Cuando los ladrones aprendan a pilotar el aeroplano con precisión y sigilo

El 11 de setiembre de 1910, un tal J.B. Jr. firmaba un artículo en el New York Tribune advirtiendo del peligro que supondrían los aeroplanos cuando los ladrones fueran capaces de pilotarlos con precisión. Lo titulaba así: “Cuando lleguen los robos desde el aire – Puede que no falte demasiado para ver el aeroplano en el mundo del crimen, así como en el de la guerra”.

Nuestro dibujante mira al futuro y prevé un tiempo en el que los tejados tendrán que ser protegidos tanto como cualquier otra parte de la casa. Original

Ahora que los fabricantes de aviones están produciendo aviones cada día más baratos y el número de pilotos se multiplica cada mes, aquellos que han visto más de cerca el nacimiento de la aviación especulan sobre la posible aparición de “piratas del aire”. No habrá que esperar mucho, una vez se pueda eliminar el ruido de sus motores.

Los amigos de la aviación tienen que reconocer que muchas de sus virtudes encajan a la perfección con las necesidades de los criminales. Capaz de moverse rápido y llegar lejos, no deja ningún rastro detrás de sí y puede escapar de cualquier perseguidor a excepción de otro avión. Y lo peor de todo, puede atacar a su víctima en su parte más vulnerable.

La manera más fácil de entrar en una casa cerrada es desde arriba, como puede comprobar cualquiera que suba a su terrado y mire las trampillas. En muchos casos, un candado y alguna barra de hiero es todo lo que se interpone entre los ladrones y una casa. Incluso ahora, el tejado es el modo más habitual que los ladrones utilizan para entrar en casas vacías, siendo la dificultad para llegar hasta él lo que impide que el número de estos robos sea mucho mayor.

When Sky Thief Comes

Sólo es necesario un paso más para convertir al avión en la montura favorita de ladrones. Tiene que ser capaz de posarse sobre un espacio limitado como es el terrado de una casa y despegar desde el mismo lugar sin dificultad. Cuando esto ocurra, no es difícil prever lo que sucederá.

Primero, la policía comenzará a recibir denuncias de robos en casas vacías en las que han entrado desde el tejado. Puede ser que el portero haya escuchado ruidos extraños en el cielo. Quizás, se encuentre un abrecartas de plata, que formaba parte del botín, en el patio de atrás de alguna casa de Williamsbridge. Un detective plantea la teoría de que los ladrones huyeron en un aeroplano. Los periódicos se hacen eco de ella y piden más vigilancia del cumplimiento de las leyes de la aviación. Se ordena a los policías que disparen a los aviones que vuelen sin las luces que manda la legislación.

Otro día, se encuentra un portero asesinado brutalmente, la casa saqueada y la trampilla del techo abierta. Entonces, un policía recuerda haber visto un avión despegar desde esa casa la noche antes. Todo el país se inquieta y se indigna por la incompetencia policial. Acaudalados voluntarios, seducidos por la novedad del asunto, ofrecen sus servicios a la policía, que los despliega en las azoteas de los hoteles más altos. Una noche un cohete se eleva en el cielo. Es la señal que todos los policías están preparados para dar y que señala el vuelo del culpable hacia el oeste.

Otro avión sale a su caza. Rápidamente se eleva buscando su presa. Piloto y copiloto la localizan sobre las luces de Broadway. El aeroplano vira bruscamente para seguir su rastro, se inicia así la persecución. Uno de los policías se prepara para la caza y suelta un ancla con ganchos que cuelga más de 30 metros debajo de ellos como si fuera la cuerda de una cometa. La persecución continúa sobre el río. Los policías vuelan 100 metros por encima de los perseguidos.

Al poco, pasan por encima del aeroplano de los ladrones como un torbellino. Los ladrones, asustados, intentan elevarse, pero ya es muy tarde, los ganchos del ancla se clavan en la estructura de su aparato. El aeroplano “pirata” se tambalea por efecto de la tensión.

Se oye un chillido debajo. La cuerda del ancla se afloja y, de repente, ven como la avioneta obscura se estremece y comienza a ir de lado a lado, acaba volcando. Finalmente, el policía corta la cuerda. El aeroplano de los ladrones se precipita haciendo una espiral sobre el río Hudson. Se acabó. Los perseguidores aterrizan en la rivera. Encallados, encuentran a los ladrones que han sido detenidos por tres vigilantes que han visto la persecución aérea y han acudido para ayudar.

Firmado J.B. Jr.

Puede que nunca se vea una persecución como esta en los cielos de Manhattan. Desde luego que no hasta que haya aeronautas de un índole muy diferente a la de los grandes aviadores de hoy en día. De todas maneras, una alarma antirrobos en la trampilla del tejado puede ser que no venga mal.

Enlace permanente a Cuando los ladrones aprendan a pilotar el aeroplano con precisión y sigilo

+posts:
- Ibn Firnas y el Monje Volador, dos pioneros de la aviación
- 1835, cuando se descubrió vida en la Luna
- El Ekranoplano, el Monstruo del Mar Caspio
- El metro secreto de Nueva York
- William H. Mumler, el fotógrafo de los espíritus

+info:
- When Burglars Learn to Handle the Aeroplane with Precision and Silence. New York Tribune, Sunday, September 11, 1910. En The Library of Congress > Chronicling America . PDF - Text - JPG

15 comentarios:

Viejex dijo...

Y justo un 11 de septiembre...que increíble!

Bovolo dijo...

Sí, vaya casualidades que tiene la vida :-S

fernando dijo...

11-S en martes y 13,jajajaja.
Te has hecho de rogar GRANDE,en ascuas me tenías joio.

Un fuerte abrazo y un ruidoso saludo.

Pumuky

Bovolo dijo...

Pumuky, sí no se si es bueno postear en martes y 13 ;-)

Últimamente es que ando más liado que la pata de un romano. Ya me gustaría poder postear cada semana ;-)

Un abrazo!!

Jeshua_Morbus dijo...

Una vez leí "¡tenían la llave que abría todas las puertas y se dedicaban a robar caramelos!" (algo así, en La materia oscura de Philip Pullman).
Aquí digo algo parecido: "¡Tienen una tecnología inmensa que puede utilizarse de miles maneras y se preocupan sólo por los robos!".
Han montado una bonita película pero, de ser cierto que esto es un artículo serio, es de una estrechez de miras que resulta entrañable XD

Aunque no puedas escribir tanto, siempre es de agradecer que te dejes caer por estos lares ^_^

Bovolo dijo...

Jeshua, yo también pensé, al principio, que era humorístico, pero el periódico, aparentemente es serio, y el artículo también lo parece.

Además, es del 1910, la aviación todavía esta muy verde y supongo que era muy fácil tener ideas así.

Muy bueno eso de los "ladrones de caramelos". En este caso, le daremos a J.B. Jr en beneficio de la duda y pensaremos que dedicó otro artículo a "cuando los conductores,bomberos,... aprendan ....". Ahora sólo queda encontrarlo ;-) Seguro que no vendió tantos ejemplares, de todos modos jajaja!

Un placer verte a ti por aquí, también. Un abrazo, Jeshua!

Aarón dijo...

Pues sí que tendrían que avanzar las cosas para poder robar con un aeroplano... en el Empire State intentaron poner un "puerto de Zeppelines" pero resultó ser demasiado peligroso. Y bueno, los helicópteros sí que pueden quedarse quietos en el aire... pero son (y seguro que serán) demasiado ruidosos.

Tripiyon dijo...

Teniendo en cuenta cuando se escribió el artículo, no es de extrañar que pensase así quien lo escribió dado que había mucha especulación con la aviación al estar conociéndose por aquel entonces.

Aunque que hoy en día no pasa de ser más que una anécdota divertida sabiendo lo que sabemos ahora jeje.

Buena entrada al blog.

Saludos
Tripiyon

Bovolo dijo...

Aarón, eso del puerto de zeppelines del Empire State lo había oído.

¡Qué gran idea! Lástima que no funcionara :-(

Lo de los helicópteros lo pensé yo también. Creo que J.B. Jr no hubiera podido dormir tranquilo en años :-D

Demos gracias al ruido en ese caso ;-)

Tripiyon, yo también creo que es un artículo serio. Incluso el tono me recordó alguna otra cosa que había leído. Ahora no recuerdo, quizás cuando preparé el post de los aeropuertos flotantes del Atlántico.

¡Un saludo para los dos!

Trebede dijo...

Venía a comentar justo lo del puerto de zepelines en el Empire state pero veo que ya lo han comentado.

Menudas coincidencias, justo en esa fecha.

salu2 y gracias por estas entradas tan interesantes.

salu2

Bovolo dijo...

Gracias a ti, Tredebe.

Sí, lo del puerto del Empire State tengo que investigarlo más, quizás haya para una entrada.

¡Un saludo!

Max Birrax dijo...

Con aviones, de momento no, pero no será el primer preso al que ayudan a escapar de la cárcel con un helicóptero. Saludos,

Bovolo dijo...

Muy nuen punto, Max.

No, si algo de razón sí que llevaba J.B. Jr. ;-)

¡Un saludo!

Manuel Guisande dijo...

Como periodista con casi 25 años de profesión te puedo asegurar que cuando se escribió ese artículo no había ni una condenada noticia y que el director dijo, "venga James, móntate una película". Y James, vamos, con las ganas que tenía de darle el cerebro.... porque más sencillo, tal como son las casas en USA con campito, sería entrar haciendo un túnel, más bararto que comprarte un avión. Es que, un ladrón con un avión para robar qué... 100 dólares, pero si no llega ni para la gasolina. Nada que James se lo montó bien y ese día salió el periódico, fijo

Bovolo dijo...

Muy bueno, Manuel.

Y cuando James le presentó el artículo al director, este dijo: "a positivar" :-D