lunes, 7 de mayo de 2012

La torre de cápsulas Nakagin, el edificio del futuro que el presente quiere derribar

A finales de los años 50, un grupo de jóvenes arquitectos japoneses se mostraba convencido que las ciudades del futuro estarían compuestas por estructuras “vivas, estructuras grandiosas pero capaces de evolucionar y adaptarse a las necesidades cambiantes de la ciudad y de sus ocupantes. Los edificios fijos y estáticos habían quedado obsoletos. Nació de esta manera el “Metabolismo”, un movimiento arquitectónico del que la Torre Nakagin sería una de sus más conocidas y sorprendentes obras. Un edificio que tenía que tener una vida útil de más de 200 años, pero que, apenas 40 años después, sus ocupantes desean derribar.

Vista exterior | ArchDaily

Según Kisho Kurokawa, autor de la Torre Nakagin y uno de los fundadores del Metabolismo, la impermanencia llevaba marcando el aspecto de las ciudades de Japón desde hacía muchos siglos. Durante la Segunda Guerra Mundial la mayoría de ellas, a excepción de Kioto y Kanazawa, habían sido arrasadas. Pero no había sido la primera vez que esto sucedía. Anteriormente, durante los siglos XV y XVI, en la época de los Reinos Combatientes, muchas otras, Tokio y Kioto incluidas, habían sido destruidas. Pero no habían sido siempre las guerras las que estaban detrás de toda esta destrucción. Otras veces habían sido los tifones, tsunamis, terremotos y erupciones volcanes los causantes de la destrucción.

Esta “incertidumbre sobre su existencia”, esta “suspicacia de lo eterno” que Kurokawa observaba, fue una de sus aportaciones al movimiento metabolista. El propio arquitecto se centraría en la construcción edificios desprendibles, permutables y adaptables, como tendría que haber sido el caso de la Torre Nakagin.

Como si de un ser vivo se tratara, la torre estaba compuesta por 140 células prefabricadas, distribuidas en dos torres interconectadas de 13 y 11 plantas. Las cápsulas tenían una superficie muy pequeña, de 2.3 metros por 3.8 metros y 2.1 metros de altura. Su estructura era de acero ligero y su exterior estaba recubierto por placas galvanizadas del mismo material. Para protegerlas de la corrosión, se recubría su exterior con una pintura especial y, para darlas un mejor aspecto, se aplicaba una capa de un espray brillante.

Diferentes etapas de las tareas de colocación de las cápsulas | moreAEdesign

Kurokawa creía que en el futuro las personas adoptarían una forma de vida más nómada, viviendo en diferentes lugares durante sus vidas. Su torre encajaba a la perfección con esa visión y no dejaba de ser un lugar de paso, para los hombres de negocios solteros que pasaban la semana laboral en Tokio. Pudiendo usar sus cápsulas como apartamento ultra-compacto o como un pequeño estudio.

Las celdas estaban sujetas a la estructura central del edificio de hormigón únicamente mediante 4 pernos de alta resistencia, de manera que fueran fácilmente reemplazables en el futuro o, si se deseaba, se pudieran distribuir de manera diferente permitiendo la formación de apartamentos más grandes, más adecuados para familias. Todo esto, de manera independiente, es decir, se pretendía que fuera posible substituir cualquiera de las cápsulas sin necesidad de desmontar el resto.

El ensamblaje de las cápsulas se realizaba en una fábrica, de manera que ya llegaban acabadas a la obra. Sólo hacía falta colocarlas en su posición final y realizar las conexiones necesarias con las instalaciones del edificio.

Ensamblaje y soldadura de una de las cápsulas | moreAEdesign

El objetivo de Kurokawa era aprovechar al máximo el espacio mínimo de cada cápsula, de manera que, a pesar de su reducidísimo tamaño, sus ocupantes dispusieran de un espacio vital y privado en el que pudieran llevar a cabo su vida diaria. Los electrodomésticos (una nevera, una pequeña cocina, un televisor y un grabador-reproductor de cintas de audio) estaban empotrados en una de las paredes. El baño era muy similar a los de los aviones. En el extremo exterior sobre la cama, una ventana circular, que le daba un cierto toque “voyeur” a la celda. De hecho, en las plantas inferiores, las situadas al mismo nivel que la autopista que pasa junto a la torre, el desproporcionado tamaño de la ventana expone a sus ocupantes a los ojos de los conductores que pasan o quedan atascados en ella.

El edificio fue acabado en 1972 y Kurokawa esperaba que cada 25 años se substituyeran todas las cápsulas, dando así una vida útil al edificio de unos 200 años. Sin embargo, este futuro que Kurokawa imaginó no ha llegado nunca. Las cápsulas no han sido renovadas. Los motivos son muchos, pero no ayuda que sólo sea posible desmontarlas desde arriba, no desde abajo, desde donde hubiera sido mucho más fácil y económico hacerlo. Tampoco se ha llevado a cabo un mantenimiento adecuado del edificio, que se encuentra en un estado de conservación no demasiado bueno y el agua se filtra por los pasillos, impregnando de humedad todo el edificio.

Distribución de la torre | moreAEdesign

Además, ni tan siquiera sus ocupantes responden al perfil para el que Kurokawa diseñó el edificio. Hoy en día, algunas de ellas son ocupadas por familias que tratan de vivir en un espacio demasiado reducido. Esto no debería de ser un problema para un edificio diseñado para evolucionar y adaptarse. Sin embargo, nadie tampoco ha reorganizado o conectado varias cápsulas para crear espacios mayores. Por no cambiar, ni tan siquiera se han renovado sus televisores, son los mismos que cuando se inauguró el edificio hace 40 años.

Si se puede considerar así, la única transformación que ha visto el edificio es la de sus pasillos. En los que resulta habitual encontrar pequeños armarios situados en las puertas de las cápsulas o lavadoras y maletas como manera de liberar parte del preciado espacio interior.

Vista isométrica de una cápsula | moreAEdesign


No es de extrañar que los ocupantes de la torre no estén demasiado satisfechos con sus cápsulas y, en 2007, decidieran en votación demoler el edificio y la construcción de uno más moderno. Aunque los vecinos se quejaban del mal estado de conservación, dudaban de su resistencia a los terremotos o del peligro que podían suponer los asbestos empleados durante su construcción, parece que la verdadera razón era el desaprovechamiento del espacio que, en su opinión, suponía la Torre Nakagin, más si cabe en un solar situado junto a uno de los barrios más cotizados de la capital japonesa.

Por eso, no es de extrañar que el contraataque de Kurokava proponiendo la modernización del edificio substituyendo las obsoletas cápsulas por unas modernas, fuera rápidamente descartado. Los vecinos hartos de vivir hacinados, defendían la construcción de un nuevo edificio más espacioso y confortable. De esta manera, la nueva torre proyectada, aunque mantiene prácticamente igual el número de plantas, 14, tendría un 60 % más de superficie construida.

En la actualidad, puerta de uno de los apartamentos | TokyoTimes

La muerte de Kisho Kurokawa el 12 de octubre de 2007, dejó a su obra aún más indefensa y, pese a la oposición del Instituto Japonés de Arquitectos, los planes de demolición continúan y, si la torre aún sigue en pie, es porque debido a la crisis mundial los propietarios aún no han podido encontrar un promotor para la construcción de la nueva Torre Nakagin.

PS: Kisho Kurokawa sería el diseñado del Capsule Inn de Osaka, el primer hotel de cápsulas de Japón, que abriría las puertas de sus cápsulas el 1 de febrero de 1979.

Visto en ArchDaily

Enlace permanente a La torre de cápsulas Nakagin, el edificio del futuro que el presente quiere derribar

+posts:
- Narkomfin, la utopía de la vida colectiva
- La casa Malin, un OVNI sobre Mulholland Drive
- De cómo el Edifício São Vito se convirtió en una favela vertical
- Burakumin, los “intocables” del Japón
- Pachinko, las tragaperras japonesas

+info:
- Nakagin Capsule Tower in en.wikipedia.org
- Japanese Metabolism in en.wikipedia.org
- Kisho Kurokawa en es.wikipedia.org y en.wikipedia.org
- Kisho Kurokawa: Nakagin Capsule Tower Building in designboom

33 comentarios:

Tripiyon dijo...

Ufff, no quiero pensar que tuviese que vivir en esas cajas de cerillas. Eso si, el que diseño las torres todo un coco.

Buen artículo
Saludos
Tripiyon

Bovolo dijo...

Jeje!

La verdad que no sorprende que sus ocupantes quieran derruir el edificio ;-)

Aunque sin duda será una pena que se pierda una obra así.

Parece que el arquitecto barajó la idea de conservarlo convirtiéndolo en hotel y tampoco parecía viable. Pero no parece mala idea. Pasar una noche en una de las cápsulas, no estaría mal.

Saludos, Mago!

Anónimo dijo...

Me recuerda a la favela vertical. Un edificio en el que sólo hay capsulas individuales tiende a la extinción como el otro edificio

Bovolo dijo...

Sí, afortunadamente, en este caso parece, que la gente respondía a otro perfil social, un barrio mejor, y, pese al estado de mala conservación, no llegaba a estar tan mal gestionado como el Sao Vito.

Es muy probable que, un edificio así, en según que barrio, no tuviera un final demasiado bueno :-(

En el caso del Sao Vito, edificios bastante similares, pero con apartamentos con un número mayor de habitaciones o mejor gestión, siguieron siendo un buen sitio para vivir.

Saludos!

Mr. Domingo dijo...

pues a mi como hotel-temático no me importaría, el diseño interior se da un aire a 2001 Odisea en el espacio la verdad...

Bovolo dijo...

A mí tampoco ;-)

Quizás sea un opción llevárselo a Las Vegas :-D

La verdad que si fuera por allí, no me molestaría pasar una noche, quizás un par. La verdad que muchas más... creo que no ;-)

Un saludo!

Anónimo dijo...

me gusta comos cribes.

Anónimo dijo...

recuerda a la pelicula el quinto elemento donde vivia bruce willis.

dynos dijo...

Me parece muy mal que destrullan tanto esfuerzo realizado...

Phoenix dijo...

Es una pena que quieran derribarlo una torre semejante cuesta mucho trabajo hacerla

Luciano dijo...

Dices "30 años después" y "hace 30 años".
En realidad tiene 40 años.

Bovolo dijo...

Muchas gracias por la corrección Luciano, es lo que tiene vivir en el pasado ;-)

Se me había colado :-(

Saturnino José dijo...

Pues lo siento mucho para el que le guste el edificio, pero a mí me parece un horror tanto estético, como vital y conceptual.
Me recuerda a esos "inventores" de la sociedad perfecta cuyos planes, cuando se aplican, terminan siendo pesadillas.
Por eso me parece de maravilla la iniciativa de sus habitantes. Después de todo el edificio es suyo, no del arquitecto.

Golias dijo...

Jejeje, estos edificios extraños me fascinan. No es que me gusten (viví en uno bastante extraño durante dos décadas), pero me resultan extrañamente atrayentes. De todas formas, si lo derriban, supongo que sus habitantes saldrán ganando. Me permito aquí recordarte un curioso libro de Tom Wolfe: "¿Quien teme al Bauhaus feroz?". Encontrarás muchos casos de gente que, tras vivir en uno de estos edificios, acababa gritando "¡Di-na-mi-ta, di-na-mi-ta!" cuando se les preguntaba por una posible reforma.

Si quieres ver otro edificio "modular", el Habitat de Montreal.

Un saludo desde la (ahora sí, menos mal) lluviosa Galicia.

Unknown dijo...

Y si en lugar de derribarlo venden las cajas de cerillas por separado?

durangojudo@gmail.com dijo...

Yo visite esas torres en 2010 y pude llevarme un par de pequeños baldosines de recuerdo, se que dentro de poco seran historia y esto me apenara muchisimo.Es uno de los diseños mas guapos de Tokyo y el concepto en el que estan basadas lo es todavia mas, querer derribar algo que podria haber significado la evolucion de la arquitectura en toda la capital Nippona me parece un error, no solo derriban un edificio, van a destruir una idea, una obra de arte un concepto, anda que no hay cuadros en blanco que no slos venden como conceptos de arte y viene un menda y paga un pastizal.Espero que algun personaje con pasta quiera conservar un edificio tan emblematico.Hay podian haber rodado blade runner sin decorados ni nada.Buen post

Bovolo dijo...

Es curioso, creo que vi "El quinto elemento", pero no recuerdo esto de las cápsulas :-(

Bovolo dijo...

Saturnino, he de reconocer que siento una cierta atracción por esas utopías que sólo parecen funcionar en las mentes de los arquitectos o pensadores que las idean ;-) Pero llevas razón en lo de que raramente funcionan.

Cuando se combinan con la arquitectura suelan dar lugar a edificios que acaban derribados o totalmente transformados por sus ocupantes en algo muy diferente de lo que planeó su arquitecto :-(

En este caso, Kurokawa no intentaba crear un hombre nuevo, un hombre al que su edificio transformara en un hombre mejor o nada parecido.

Saludos!

Bovolo dijo...

Bueno, se podrían vender como "cajas de cerillas" o como "lavadoras" ;-)

Bovolo dijo...

Golias, una pena que no sea muy "partidario" de edificios así jajaja! Aunque te perdono porque compartes mi fascinación por ellos ;-)

Ya nos contarás tus experiencias en tu edificio ;-)

Yo entiendo a los vecinos, probablemente estén en su derecho de derribarlo, pero creo que se podrían buscar otras opciones que salvaguardaran sus intereses y el del patrimonio común.

Quizás ofrecerles unos pisos 60% más grandes en otro lugar cercano (no sé si es posible) y luego hacer un hotelito para frikis (yo el primero que si voy por allí intentaría reservar :-D)

Desde luego que sería una pena que un edificio así lo derribaran. Un edificio con personalidad como este ;-)

PS: Eres un peligro! No me chafes el Habitat, que es otro edificio que tengo apuntado para postear sobre él :-D

Bovolo dijo...

durangojudo, de acuerdo contigo en que esperemos que no lo derriben.

Quizás, la única opción que nos quedé es comprarlo entre todos ;-)

RhondaSnord dijo...

Lo malo de muchos edificios parecidos es que quedan muy bien en la mesa de dibujo/maqueta/powerpoint/exincastillos/pelicula-de-culto-scifi...

...pero otra cosa es vivir en ellos. Desde luego sus arquitectos no lo haran, porque suelen vivir en bonitas casas con jardin en las afueras o comodos duplex capitalinos.

En este caso ademas hace años que se estaba rumoreando su final a pesar de que todo aquel que iba a vivir alli lo hacia por un "frikismo" intrinseco, el sitio al parecer es MUY incomodo para una vida normal y de hecho los famosos electrodomesticos en la mayoria de las capsulas no funcionan pero se conservan como "decoracion retro".
Ojo, no estoy diciendo que sea una favela, pero en Tokio ademas se considera que un edificio es viejo a los 30 años, asi que se habran juntado la especulacion y las ganas de comer...

saludos

Bovolo dijo...

Durango, una pregunta que se me quedó por hacerte. ¿Cuál fue tu impresión del edificio durante tu visita?

Las puertas de las cápsulas, ¿estaban tan llenas de trastos como en las fotos del blog que enlazo?

Rhondasnord, ¿nos serás arquitecto? Tengo un amigo que es arquitecto y es también muy crítico con este tipo de "experimentos" ;-)

No conocía eso de que los que fueron a vivir al edificio tenías motivaciones frikis... Cualquier información sobre los ocupantes del edificio, me interesaría.

¡Saludos!

Daniel dijo...

Bueno, sin conocer todos los datos este edificio tiene toda la pinta de ser una buena idea mal aplicada... vamos, que da la impresión de que cuesta más renovarlo/mantenerlo para hacerlo mínimamente habitable bajo los estándares actuales que derribarlo y hacerlo nuevo.

Si hubiera sido diseñado con una forma más económica y rápida de renovar e interconectar las cápsulas otro gallo habría cantado me imagino, me recuerda mucho al caso del fenecido transbordador espacial (que iba a abaratar el acceso al Espacio al ser reutilizable pero resultó que dicha reutilización más la complejidad añadida para permitirlo hizo todo lo contrario...)

Jose Mesa dijo...

Seleccioné una galería de fotos de este edificio

RhondaSnord dijo...

Pues si, la mayoria de la gente que se fue a vivir ahi fueron seducidos por su "...estetica futurista en el contexto optimista de avance tecnologico de los años 80..."

Lo que viene siendo, "frikis hay para todo y ya sabian donde se metian"

A los que le interese el tema hay info de sobra en Internet sobre este lugar, pero estas son algunas perlas:

-El lugar ya se ha intentado como hotel "futurista" hace muchos años, buscando al turista retro-tecnologico-elvisViveLahostia!, pero no ha funcionado, seguramente porque puede que a la gente le haga gracia pasar una hora sacando fotos, pero no a vivir ahi, rodeado de cacharros que hace decadas dejaron de funcionar.

-tambien han llegado a permitir la implantacion de usos extraños al diseño: tiendas y talleres. Tampoco funciono, y de hecho a causa del ruido y contaminacion industrial, las autoridades prohibieron estos negocios y ademas el acceso publico no esta permitido al edificio, solo para sus habitantes.

- el intento de mantenerlo como icono turistico tampoco ha funcionado, aunque de hecho esa era la intencion del hedge found americano que lo compro hace tiempo. De ahi que ahora se hable tanto de recuperar el dinero; y es que los banqueros no tienen sensibilidad ninguna...

-la Torre sale en el Transport Tyconn ( nomeacuerdo que version).

-Por otro lado es muy dificil conseguir fotos del interior de una capsula habitada realmente. Las fotos famosas que conocemos son de una capsula promocional o de alguna que hay en algun museo. http://www.designboom.com/weblog/cat/9/view/17562/kisho-kurokawa-nakagin-capsule-tower-building.html

saludos

Bovolo dijo...

Rhonda, muy interesante todo tu comentario. Muchas gracias por compartirlo con nosotros.

Lo del Transport Tycoon, sí que lo habían comentado otros ;-) En una versión que hay nueva open, Open TTD. Por lo menos, en esa también sale. Y en alguna de las no open ;-)

Veo estás hecho todo un experto en el tema... que conocías la torre de hace tiempo ;-) No?

Saludos!!

Anónimo dijo...

Yo siempre me quedo con la idea de que los arquitectos (detrás de algunos políticos, que también) son megalómanos mas o menos frustrados.
Y caen en los mismos defectos siempre (los mas megalómanos).
- Intentar crear "el hombre nuevo" (o la sociedad o lo que sea). Pero que encaje en sus construcciones).
- Exagerar el apartado artístico sobre el funcional. Así que luego hay que ir a sacarles las castañas del fuego (mi puente, tan bonito, se cae, llama a un "simple" ingeniero, que los artistas no nos rebajamos a ciertas cosas... ).
- Y claro, y este es un gran ejemplo, pretender pensar en todo, dejando hasta el último detalle "cerrado", para el futuro del edificio y no dejar "sitio libre" para cosas que ni te imaginas se necesitarán en el futuro. (A quién se le ocurre "integrar" todos esos aparatos...).

- Ya lo siento, les tengo manía (je je je, es "casi" broma).

Bovolo dijo...

No eres el primero que opina de esa manera y no me refiero sólo a otros comentaristas, sino también a algún amigo personal que es arquitecto. Es muy probable que tú también lo seas ;-)

Pese a ser del sector, se muestran más críticos que nadie con este tipo de edificios e "inventos".

Saludos!

Anónimo dijo...

Me ha marcado lo de la humedad en los pasillos..........
¡¡¡ Como el edificio Bradbury en Blade Runner !!!

Saludos.

Bovolo dijo...

Sí, las filtraciones de agua y la falta de mantenimiento han hecho estragos en el edificio:-(

Saludos!

Anónimo dijo...

Una atrocidad semejante existe en Pamplona, a la que llaman el Edificio Singular. Muy mono por fuera pero absolutamente inhabitable por dentro. Encima la gente ha conseguido dividir los pisos por la mitad. Cuando lo estuve viendo, pedían 6.000/m2 y tan frescos...

Bovolo dijo...

Pues sí, por fuera, por lo menos, es bonito ;-) Estilo de "su" época, pero interesante.

Por cierto, qué problemas han tenido los que viven allí?

Supongo que los 6.000 euros eran precio de los "buenos" tiempos de la burbuja, no?

Saludos y bienvenido!