miércoles, 20 de febrero de 2008

Guardia Varega, los vikingos al servicio del Emperador Bizantino

En el Imperio Bizantino las lealtades de la gente iban de un líder a otro de manera habitual, o lo que era lo mismo, de un usurpador a otro. Ante la poca confianza que le despertaban sus propios siervos, el emperador Basileo II se vio forzado a reclutar su guardia personal no entre los propios bizantino sino entre los varegos, la que se convertiría en la guardia de élite del imperio la Guardia Varega, la que según muchos sería las tropa más fiel y leal de todas las bizantinas, la guardia de los "bárbaros con hachas".

Los varegos o varengos, eran una tribu escandinava procedente del actual territorio de Suecia y Dinamarca, que migraron hacia el sudeste a lo que actualmente es Rusia, Bielorusia y Ucrania. Se dedicaban al comercio, a la piratería y a actividades mercenarias, actuando en los puertos fluviales de Rusia, llegando al Mar Caspio y Constantinopla. Su nombre Varingjar podría significar en nórdico antiguo "promesa, palabra de honor". Los varegos llevaban comerciando en el Báltico desde el siglo VII pero fue en el año 839 cuando aparecieron en el mundo bizantino como mercenarios contratados por el emperador Teófilo, quien negoció con los que los bizantinos llamaban Rhos (Rus) para abastecerse de soldados para su ejército.

En el 860 lanzaron su primer ataque sobre Constantinopla, aunque fue un fracaso. Pese a mantener relaciones comerciales pacíficas con los bizantinos las razzias se repetirían hasta 1043. Aunque siempre fueron derrotados debido a la superioridad del ejército bizantino y por el uso del fuego griego (ver post).

Bajo el reinado de Constatino VII en 911, ya se menciona a los vikingos como parte del ejército bizantino y se tiene constancia de su participación en las expediciones navales contra Creta y su lucha contra los árabes en 955. Este último servicio elevó su rango de miembro de las Grandes Compañías de Mercenarios a Guardia Imperial.

Con la decadencia del Imperio, los emperadores incrementaron su dependencia de los mercenarios varengos. En 988 Basilio II pidió ayuda militar de Vladimir de Kiev para defender su trono. Este en cumplimiento de un tratado firmado por su padre envió 6,000 hombres. Basilio II gracias a los varegos obtuvo una contundente victoria, y los varegos demostraron su brutalidad ensañándose con el ejército derrotado. Poco más tarde Basilio reclutó a su guardia personal entre estos varegos.

Con los años, se fueron uniendo nuevos reclutas de zonas tan alejadas como Suecia, Dinamarca, Islandia y Noruega, dándole un toque predominantemente escandinavo a la organización hasta finales del siglo XI. Años más tarde, tras la invasión de Inglaterra por parte de los normandos se le unirían anglos y sajones. Antes de esta invasión ya habían emigrado al Imperio Bizantino un gran número de anglosajones y daneses. Una fuente registra la llegada de más de 5,000 nórdicos. Muchos de ellos entraban a formar parte de la guardia varega.

Durante el siglo X, la Guardia Varega actuó en el sur de Italia, para combatir la creciente influencia de Normandos y Lombardos, o en la reconquista de Sicilia que había caído en manos de los árabes. De todas maneras la guardia Varega sólo era usada en batalla en los momentos cruciales o los más fieros. Su actuación es descrita por los cronistas bizantinos con una mezcla de terror y admiración "Los escandinavos asustaban en apariencia y equipamiento, atacaban con rabia temeraria y no se preocupaban por la sangre ni por las heridas". La descripción probablemente se refiere al berserker (el estado de trance en que entraban los guerreros vikingos) que se decía que proporcionaba una fuerza sobrehumana y inmunidad al dolor de las heridas.

La guardia varega, juraba lealtad al título del emperador no a la persona que ocupaba su trono en un momento dado. Esto quedó claro en el 969 cuando la guardia falló en proteger a Niceforo II de sus asesinos y cuando llegaron ya estaba muerto, ante lo cual se arrodillaron ante su asesino y lo aceptaron como nuevo emperador: "Vivo, lo habríamos defendido hasta el último aliento; muerto, no había razón para vengarle. Ahora tienen un nuevo amo".

Su lealtad, a veces atribuida a su raza, tal vez haya sido exagerada, pues el gobierno casi siempre estaba ocupado por usurpadores, lo cual indica que la Guardia o bien era menos leal o menos efectiva de lo que las fuentes narran. Una excepción documentada de su lealtad para con el trono ocurrió en 1071, cuando participaron en la conspiración para derrocar al Emperador Romanus Diogenes llevada a cabo por su hijo que creyó que los errores cometidos por su padre en el trono habían sido demasiados. Los varegos en vez de defender al emperador que en esos momentos estaba ausente colaboraron con los usurpadores.

Su arma principal era el hacha larga, aunque también manejaban con precisión el arco y la espada, a veces son descritos como una guardia montada. Pero tan famosa como su lealtad al hierro era su afición por el alcohol. Hay un sinfín de historias de borracheras de la Guardia. Cuando el Emperador Bizantino moría, los varegos poseían el único derecho de coger del tesoro imperial tanto oro y gemas como pudieran cargar, este derecho se llamaba "pillaje de palacio", y proporcionaba a muchos varegos la posibilidad de volver a su casa como hombre ricos, lo cuál animaba a más escandinavos a alistarse a la guardia en Constantinopla. Fue tal el número de gente dispuesta a alistarse en la Guardia que una ley sueca del siglo XI impedía heredar a nadie mientras estuviera en Grecia.

Un miembro famoso de esta Guardia fue el rey Harald Sigurdsson III (Hardrade) de Noruega, que llegó a ser el comandante de la Guardia, aunque tuvo que escapar a Noruega tras ser acusado de apoderarse de un botín del Emperador.

Se cree que la guardia se desbandó tras la captura de Constantinopla por la Cuarta Cruzada en el 1204, en la que fueron el único cuerpo del ejército que defendió con éxito la capital opusiendo una resistencia violenta luchando cuerpo a cuerpo con su hachas. Otras fuentes afirman que más tarde revivió en el Imperio de Nicea.

* foto 1: Crónica varega de Skylitzis
* foto 2: Cruz Bizantina que aparece hoy en el actual del municipio sueco de Taby

posts relacionados:
- Fuego Bizantino, el arma secreta del Imperio
- Los últimos días de Constatinopla
- La secta de los Asesinos

6 comentarios:

grey dijo...

me imagino que el derecho al pillaje lo tendrían tan solo si el emperador moría de forma natural. Si no es una invitación al magnicidio.

Bovolo dijo...

Jeje! se supone, porque sino hubiera sido una manera muy fácil de conseguir la jubilación anticipada.

Muchas gracias por tu comentario grey!

yoyoooyoy dijo...

Estaba interesado en este tema desde que jugando al Medieval Total War descubrí a unos vikingos en Constantinopla.

Me ha parecido muy interesante!

Bovolo dijo...

Yoyooyoy muchas gracias por tu comentario. A mi me pareció un tema curioso que la guardia de un emperador "griego" estuviera compuesta por vikingos.

He mirado info del Medieval Total War por internet y tiene muy buena pinta. Yo he jugado a algunos de la serie "Age Of", comparado con estos que tal es?

Saludos y gracias por leerme

yoyoooyoy dijo...

Es el segundo de una saga; la primera entrega era Shogun Total War (síp, de japón medieval), la tercera Rome Total War (sip también, del imperio romano). También tiene una expansión sobre los vikingos e Inglaterra.

Es diferente a los Age of porque no es en tiempo real sino por turnos, y se centra en una época y lugar geográfico.

A mí me gustó porque en nuestra cultura tenemos muchos "huecos" sobre culturas tan cercanas como el norte de áfrica y el este del mediterráneo (el imperio bizantino es un clarísimo ejemplo) y te permite ponerte en la piel de ingleses y franceses, alemanes, daneses... pero también de almoárabes, egipcios, turcos...

Le falla el tema de las alianzas, pero leyendo tu blog (felicidades, me encanta) creo que te gustaría, y podrías sacar otros post sobre unidades de élite de la época como las catafractas que te leí.

PD, aunque supongo que los conoces también te recomiendo la saga de los Civilization

Bovolo dijo...

Hola Yoyoyoy,

Si la catafractas las conocía son unidades exclusivas de los bizantinos en el AgeOfEmpires II, aunque nunca me gustaron mucho, pq necesitabas mucho oro y tampoco eran luego muy resultonas ;-)

Estoy muy de acuerdo contigo, en que con estos juegos aprendes cosas sobre otras civilizaciones que ni te suenan, pese a lo que tu dices sen muy cercanas. Es curioso el desconocimiento total que tenemos de la historia.

Aunque si ya desde el punto de vista español sabemos poco, pues desde el de otros países ya casi es nada.

El shogun si que lo había oído, también otra historia desconocida.

Muchas gracias por tus comments y a ver si me hago con alguno de esos.