martes, 12 de febrero de 2008

Monte Athos, el jardín de la Virgen María

La península del Monte Athos en Grecia se encuentra donde según dice la tradición el Gigante Athos lanzó una gran piedra a Poseidón durante la Batalla de los Dioses. Esta península que penetra 60 kilómetros en el Mar Egeo y cuya anchura va de los 7 a los 12 kilómetros, alberga 20 monasterios ortodoxos de gran belleza, que forman el estado monástico más antiguo que aún existe, en la actualidad pese a estar bajo la soberanía griega, sigue siendo autónomo.

Pese a tratarse una península sólo se puede acceder a ella por barco. Por otra parte el número de visitantes es muy reducido y necesitan un permiso especial. Sólo se permite visitar la península a hombres jamás a mujeres (la Unión Europea ha pedido repetidamente al gobierno griego la retirada de esta "ley" sin éxito). De hecho está prohibida la presencia de hembras de todas las especies animales excepto de los gatos y las gallinas ponedoras. Las condiciones para la residencia aún son más restrictivas, así sólo se permite residir en la península a cristianos ortodoxos, esta restricción no aplica a los visitantes, aunque los ortodoxos tienen prioridad para obtener permiso.

Cuenta la tradición que la Virgen María navegaba con San Juan Evangelista desde Joppa a Chipre, cuando el barco en que viajaban fue arrastrado al pagano monte Athos y la Virgen quedó encantada con la belleza del sitio y pidió a Su Hijo que el Monte Athos fuera su jardín. A partir de este momento fue consagrado como el jardín de la Madre de Dios y estaría fuera del alcance de todas las demás mujeres.

Las fuentes históricas son pocas, pero se cree que ya había monjes en el siglo III, conviviendo cristianos y paganos. Pero fue durante el Imperio Bizantino cuando los monasterios florecieron, y en el siglo IX cuando se concedió a los monjes el control de la península de manera que sólo ellos pudieran asentarse en ella. Finalmente en el siglo X los límites del estado monástico fuero definitivamente delimitados y su capital fijada en Karyes.
Tras las IV Cruzada (1204) cayó bajo dominio de Señores Católicos lo cual produjo que los monjes pidieran la protección del Papa Inocencio III, ante los atropellos, humillaciones y que fueron sometidos pors los católicos. Más tarde, en el 1307, los almogávares catalanes saquearon numerosos monasterios y aterrorizaron a los monjes durante un par de años.

Tras la caída del Imperio Bizantino los monjes consiguieron mantener buenas relaciones con los sultanes otomanos. Así los siglos XV y XVI fueron pacíficos y bajo la protección de los sultanes otomanos se fundaron nuevos monasterios, pese a esta protección los ataques saqueos piratas fueron bastante habituales.

Pero durante el siglo XVII las cosas aún empeoraron más, los monasterios llegaron a una situación de crisis económica ahogados por los impuestos otomanos, las confiscaciones y las grandes sumas de dinero que tuvieron que pagar al sultán para mantener sus privilegios y autonomía. Esta crisis obligó a cerrar varios monasterios y a optar a muchos monjes por la vida semi-eremítica (cada monje vivía de manera casi independiente, se encargaba de su propio sostenimiento y sólo ser reunía con otros monjes en la iglesia). Los zares rusos en un intento de ampliar su influencia en la zona, ofrecieron grandes donaciones durante este período que ayudaron a mantener los monasterios.

Finalmente durante el siglo XIX la península se revitalizó gracias al patronazgo del gobierno ruso y se llegó a 7,000 monjes en 1902. En 1912 la marina griega expulsó a los otomanos y la península pasó a formar parte definitiva de Grecia.

Tras la invasión de Grecia por parte de los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, los monjes pidieron a Hitler que pusiera el Monte Athos bajo su protección personal, cosa a la que accedió, de manera que los ocupantes no interfirieron con el Monte Athos.

En la actualidad es parte de Grecia, pero sigue contando con el antiguo privilegio de auto-gobierno que le viene del antiguo estado monástico. La población monástica se sitúa en torno a los 1610 muchos de ellos jóvenes, atrás quedan los años 70 en los que la población llegó al mínimo de 1145 monjes muchos de ellos de avanzada edad. Los monasterios del Monte Athos se han caracterizado por su oposición al ecumenismo y a la reconciliación con la Iglesia Católica, en la actualidad y ya en los primeros acercamientos entre católicos y ortodoxos en los últimos tiempos del Imperio Bizantino.

Para entrar en el Monte Athos es necesario un diamonitrion (una especie de visado Bizantino datado según el calendario juliano) firmado por cuatro de los secretarios de los monasterios. Recordar que las mujeres no se les permite pues los monjes creen que su entrada alteraría la vida de las comunidades.

Es una pena que sea tan difícil su acceso, o tal vez gracias a ello se haya mantenido el encanto y belleza de la península así como de sus monasterios. Los monasterios que tienen una apariencia de fortaleza, poseen grandes tesoros artísticos medievales que van desde iconos, cálices, códices a iconos y frescos. Algunos de los monasterios más importantes son el la Gran Lavra, Dionisiou, Simonos Petra o Agiou Pandeleimonos.

*foto 1: Monasterio Stavronikita
*foto 2: Monasterio de Simonos Petra
*foto 3: Monasterio Gran Lavra

posts relacionados:
- Chozoviotissa, el monasterio de una sola pared
- Santa Catalina del Monte Sinaí, el monasterio bajo protección de Mahoma
- Las iglesias excavadas del Jerusalem etíope

ver + fotos en:
http://www.mountathos.gr/

+info:
http://www.mountathos.gr (In English)
http://www.macedonian-heritage.gr/Athos/index.html (In English)
http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Athos (En castellano)
http://en.wikipedia.org/wiki/Mount_Athos (In English)

5 comentarios:

Magdalena Maria Dastro dijo...

Esto es muy interesante:
http://www.spymac.com/details/?2343829

Anónimo dijo...

Si no dejan entrar mujeres... ¿como es que hay monjes jovenes?. ¿Se reproducen por partenogenesis?

Bovolo dijo...

Jeje!

Supongo que vendrán de fuera, no crees?

Los monjes cristianos no suelen "reproducirse" ni en el Monte Athos ni en otros monasterios. Pues uno de sus votos es el de la castidad.

Saludos y gracias por tu tiempo.

Anónimo dijo...

Fascinante información.
Gracias por tu trabajo. Buscaba información por referencias novelísticas y encuentro que es muy interesante tu aportación.

Bovolo dijo...

Encantado que te haya gustado.

Un saludo!